Now Reading
7 Pasos Para una Cocina Con Menos Residuos

7 Pasos Para una Cocina Con Menos Residuos

La cocina es uno de los sitios de un hogar donde más residuos se generan. Es por eso que en casi todas las cocinas del mundo se encuentra un cubo grande para la basura. Y a la vez, es en la cocina donde tenemos muchas oportunidades para cambiar algunos hábitos y generar menos basura.  Hoy compartimos 7 pasos para conseguir una cocina con menos residuos.

1. Separa tus residuos orgánicos
Puedes reducir tu basura a la mitad con tan solo separar todos tus residuos orgánicos y colocarlos en el contenedor adecuado. ¡Así de fácil!

En general, los residuos orgánicos componen el 50% de nuestros residuos. Si no cuentas con un contenedor marrón para orgánicos en tu municipio, puedes empezar tu propio compost en el balcón o la terraza. 

Esta es la manera más sencilla de reducir por la mitad tu basura y a la vez producir el mejor fertilizante. Hay muchas guías en línea con toda la información que necesitas para empezar tu propio compost. 

2. Deja de desperdiciar alimentos
Mejor aún que separar los residuos orgánicos es reducir el desperdicio de alimentos. A nivel global se desperdicia el 30% de los alimentos. Este paso no solo reduce la cantidad de residuos que generamos, también ayuda de gran manera a disminuir las emisiones de CO2, esto según el Proyecto Drawdown que se dedica a estudiar las soluciones contra el cambio climático. Hay muchos trucos para reducir el desperdicio de alimentos en casa.

Para evitar comprar demasiada comida, se puede hacer un plan semanal de comidas y acompañarlo con una lista de compras. Evita ir al supermercado con hambre para no comprar nada innecesario, y solo compra lo que tengas en la lista. También ayuda el preparar y comer lo que ya tienes en casa antes de ir a comprar más. 

 

 

Algo muy fácil que se puede hacer es congelar la fruta madura, tal como los plátanos, fresas, y duraznos y después usarlos en batidos. La fruta congelada le da una textura muy rica a los batidos. También se pueden congelar las verduras tal como el brócoli y las zanahorias. Las verduras se recomiendan poner en agua hirviendo brevemente y después congelarse.  

3. Cambia las botellas de plástico por un filtro de agua
¡A nivel global se utilizan un millón de botellas de plástico cada minuto!

Y no solo eso, solo el 9% del plástico es reciclado. Lo mejor es evitar el plástico cuando sea posible. Dejar las botellas de agua es un cambio esencial y también es un cambio muy sencillo. Aunque el agua del grifo es potable, no siempre tiene el mejor sabor o quizás queramos filtrar el cloro y los microplásticos. Hay muchas opciones de filtros, algunos a precios muy accesibles.


4. Come menos productos ultra procesados y más comida de verdad
Uno de los tantos beneficios de un estilo de vida zero waste es que mejora tus hábitos alimentarios. Los productos procesados no solo vienen con mucho plástico y otros envoltorios, tampoco son muy buenos para la salud. En cambio, es fácil comprar fruta y verduras sin envoltorio, e incluso se pueden comprar usando una bolsa reutilizable. También puedes comprar productos a granel usando bolsas de tela. Es fácil encontrar lentejas y garbanzos a granel en muchas ciudades y pueblos. Y cada vez hay más tiendas a granel donde puedes comprar otros productos como el arroz, copos de avena, habas, y frutos secos.

5. Friega los platos de manera zero waste
Para dejar de usar botellas de jabón para platos de un solo uso puedes comprarlo a granel. Es cierto que el jabón a granel no se encuentra en todas las ciudades pero cada vez es más común tener la opción. En vez de usar una esponja de plástico de un solo uso que suelta microplásticos cada vez que se usa, se puede utilizar una luffa. La luffa es una planta y es totalmente natural y compostable al final de su vida. Otra opción es un cepillo hecho con materiales naturales.

6. Cambia las toallas de papel desechables por bayetas compostables
Las bayetas ecológicas son geniales para limpiar las superficies de la cocina, y lo mejor es que a diferencia de las toallas de papel,  no son un producto de un solo uso. Algunas hasta se pueden poner en la lavadora, así alargas su vida. Busca bayetas hechas con materiales compostables y pregunta en tu ayuntamiento si puedes colocarlas en el contenedor marrón al final de su vida.

7. Usa vinagre y bicarbonato para la limpieza
En vez de comprar limpiadores con ingredientes que contaminan el agua, dañan la piel, y además vienen en botellas de plástico, puedes usar vinagre de limpieza y bicarbonato. Es cierto que el vinagre también puede venir en botella de plástico, pero es un concentrado, y te rendirá más, reduciendo el consumo de botellas de plástico.

See Also
dalai lama cuento infantil - wearitslow.com
Lectura Slow: el primer libro infantil de Dalái Lama

También se puede usar vinagre blanco, y hasta se puede macerar con las cáscaras de limón, por una o dos semanas, para darle un rico olor, y los aceites cítricos ayudan con la limpieza. El vinagre se puede usar para limpiar los pisos, las superficies de la cocina, la nevera, y mucho más.

No se recomienda usar en mármol ni en suelos de madera. El bicarbonato también funciona muy bien. Se mezcla con un poco de agua para hacer un tipo de pasta, se deja reposar unos minutos en la zona que se va a limpiar, y después lo limpias con la bayeta. 

 

 


Siguiendo estos 7 pasos podrás reducir bastante tus residuos en la cocina y en tu vida general! Ayudarás a reducir la cantidad de basura generada, reducirás tus emisiones de CO2 y contribuirás a un mundo más sostenible. 

Otras ideas para reducir residuos en tu día a día.

What's Your Reaction?
Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Contacto y colaboraciones:

hola@wearitslow.com

© Wearitslow. All Rights Reserved.

Un proyecto de Román Gutiérrez Calderer

Scroll To Top