Now Reading
Entrevista a Julia G Escribà: “El fast-fashion es insostenible y se necesita más que un simple cambio de diseño para vencerlo”

Entrevista a Julia G Escribà: “El fast-fashion es insostenible y se necesita más que un simple cambio de diseño para vencerlo”

Con la luna presidiendo la pasarela y las indicaciones de los astronautas de la nave ‘Apolo 11’ a modo de contextualización histórica, Júlia G Escribà debutaba el pasado mes de septiembre en la 080 Barcelona Fashion con su primera colección. La teoría muy alineada a la práctica y un motor de funcionamiento contundente: la moda será sostenible o no será. La responsabilidad medioambiental, junto con la tecnología y el diseño, inauguran JGE Future Term, una línea de ropa atemporal, genderless y versátil hecha con tejidos termorreguladores.

Los smart textiles son el ADN de una diseñadora que se abre paso en una industria bastante elitista, demostrando así que el potencial de las nuevas generaciones es una de las maniobras más poderosas para salvar el planeta. Haciendo malabares para combinar la universidad y su proyecto empresarial, Júlia personifica la voz del cambio que necesita la moda y anima al público a sumarse a este nuevo paradigma. Así pues, en las siguientes líneas nos cuenta quién es, qué hace y por qué lo hace.

¿Qué implica ser tan joven en una industria en que los diseñadores noveles brillan por su ausencia?

He de confesar que hay un poco de todo. El año pasado, cuando formalice la idea de los ‘smart textiles’ para que llegase a buen puerto y lo presenté en un concurso, preferí no desvelar mi edad. Aunque superé con éxito la primera fase del premio, al principio no me hicieron demasiado caso y no fue hasta semanas después que me repescaron al ver que había una base sólida del proyecto y que mi compromiso era sólido y claro.

La reacción inicial de la gente cuando recibe mi proyecto es titubeante ‘¿esta chica va en serio?’ ‘¿su estrategia empresarial es sólida?’. Hay otras ocasiones en las que mi edad también ha jugado en mi favor: mi colección JGE Future Term no hubiera sido tan viral si no fuese precisamente por la edad que tengo y el fuerte mensaje comprometido con la emergencia climática y la tecnología.

Llevo años madurando el proyecto y tengo muy claro mi objetivo. El camino es largo y solo estoy empezando: formando equipo y gestionando toda la parte más empresarial de la marca, tutorizada des del TecnoCampus, y mucha gente cercana que ya forma parte del proyecto o que me ayuda en diferentes ocasiones.

¿Cómo consigue una diseñadora emergente desfilar por una de las pasarelas más prestigiosas del país?

Primero de todo, hay que cumplir con las bases que te proporciona el evento. Hace años que quería presentarme, aunque inicialmente pensé que mi proyecto concordaba más con el concurso de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, llamado Innovation Project, porque incluye moda y tecnología.

El problema era que esta plataforma centraba el protagonismo en el show más que en el proyecto tecnológico en cuestión que yo proponía, y esto no estaba en sintonía con mi ideología y mis valores.  La gente de mi alrededor seguía insistiendo en que me presentase para la candidatura de la 080. Fue durante el confinamiento cuando aproveché para encerrarme y repensar bien qué quería mostrar y como quería hacerlo.

Aunque en Madrid se me ofreciera una beca y un premio, yo prefería algo kilómetro 0 y local, tal y como lo es mi proyecto. Es por esta razón, junto a otras, que me decanté por presentarme a la 080 Barcelona Fashion. A mi no me interesa el show de por sí, lo que yo quiero es crear piezas que no generen residuos y a partir de esta base sólida desarrollar el resto; aportar un cambio de paradigma en la industria de la moda. Una vez enviada la candidatura para la 080 todo fue rapidísimo… a la semana siguiente la cosa iba en serio y fue el momento de decidir si materializaba la colección a lo grande o no. Y aquí me tenéis…

El cambio de paradigma en la industria de la moda forma parte del ADN de tu marca. ¿Cómo materializas los valores que defiendes en la ropa que produces?

Mis 3 valores principales son: sostenibilidad -un factor obligatorio en una marca y que no debería remarcar porque creo que ha de ser algo intrínseco en esta-, diseño y tecnología. El punto de inflexión sobre el que empecé a construir mi marca fue cuando leí la noticia de la ONU en la que alertaban que la temperatura de la Tierra no dejaría de aumentar hasta el 2050, dificultando así la vida humana al planeta.

Es evidente que la situación es insostenible y que reclama soluciones. El panorama textil avanza muy lentamente y los cambios no son suficientes. Siempre he estado muy implicada con la emergencia climática y quería trasladarlo al sector para dotar mis piezas de algo que no fuese únicamente la estética. Empecé a informarme sobre la ropa termorreguladora y a formarme en smart textiles.

Al principio era prácticamente imposible obtener información de este tipo de tejidos, pero poco a poco el smart textile ha ido ganando terreno en el sector y quise apostar por él.

Después de meses buscando proveedores de tejidos termorreguladores, finalmente encontré uno en Mataró con el que firmé el contrato de uso de la patente para dos años vista.

Utilizar tecnología reguladora nos permite llevar menos capas y facilita el uso de la ropa. Por ejemplo: no hace falta que te quites el jersey cada vez que entras y sales del metro porque la pieza se adapta a tu temperatura corporal.

La ropa que diseño es urbana y más cómoda -y cuando digo cómoda no me refiero a deportiva-, que se adapta a diferentes contextos facilitando así la reducción del consumo textil. El diseño de la pieza también se adapta a la filosofía de la marca: versatilidad, genderless y atemporal.

Procuro ser lo máximo sostenible posible, pero también es verdad que serlo al 100% es prácticamente imposible. Sin embargo, mi mayor objetivo es crear mi propia tecnología y que esta sea completamente responsable con el planeta. Este es un motivo más por el que sigo buscando financiación.

¿Es más fácil lograr financiación externa si presentas un proyecto sostenible? 

Creo que la sostenibilidad en estos últimos años se ha convertido en tendencia. Más que ser un valor añadido, actualmente está mal visto si una firma no es responsable con el planeta. Pero el sector de la moda ya no quiere únicamente marcas sostenibles, sino que buscan algo más ambicioso que no se contente con el simple reconocimiento del adjetivo ‘sostenible’.

Hemos de focalizarnos principalmente en la transparencia de los valores de cada marca. El mercado ha de mostrar el precio real de las piezas y potenciar los discursos de aquellos diseñadores que trabajan con una filosofía responsable, tanto a nivel social como medioambiental.

El fast-fashion es insostenible y se necesita más que un simple cambio de diseño para vencerlo.

¿En qué diseñadores se inspiran tus creaciones? Yo le veo un toque al Balenciaga de Demna Gvasalia…

¡No eres la única! Otras veces también me lo han comentado, aunque realmente pocas veces me fijo en algún modelo concreto cuando dibujo. Me gustan mucho los diseñadores asiáticos, como por ejemplo Yohji Yamamoto, y en terreno local suelo inspirarme en Lurdes Bergada, con quien tuve la oportunidad de trabajar y diseñar tres modelos.

Siempre he tanteado el sector como he podido: he trabajado en una tienda de tejidos, fui ayudante de estilista de un amigo mío… A medida que han pasado los años he creado mi red de contactos, lo cual es básico y necesario para triunfar en este mundillo, aunque me pese reconocerlo…

¿Qué parte de ‘Júlia’ hay en cada pieza?’

Toda la colección es Júlia. Todo lo que creo y digo es personal: mi obra es personal porque tengo una implicación ideológica en todo lo que hago. Mi personalidad se mezcla con las piezas ya que soy una gran defensora de que ‘lo personal es lo político’.

See Also
hm-danone-clean-ocean
¿Es posible hacer greenwashing sin querer?

El proyecto que propongo al sector, es una idea bastante arriesgada por lo que refiere al tejido que utilizo. Por razones como esta, en alguna ocasión he tenido que limitarme a un diseño más versátil y llevable porque prefería poner el foco en la tecnología y que las piezas llegaran a un público más amplio.

La moda será sostenible o no será. ¿Es así?

Sí, rotundamente sí. Estoy viendo como, poco a poco, las subvenciones, las pasarelas, los concursos… valoran y apuestan por diseñadores con una filosofía y una marca sostenible. La tecnología también es cada vez más importante en la industria.

En Alemania, por ejemplo, se están haciendo también muchas propuestas que avalan un futuro sostenible como única posibilidad.

Creo que en un futuro próximo veremos más normativas referentes a la protección del medio ambiente en la industria de la moda.

No se pueden crear marcas sin valores; es una antítesis total. Soy positiva, pero también realista y sé que estamos luchando contra unos magnates muy bien consolidados. La voz de la esperanza la tienen las nuevas generaciones, que suben con mucha fuerza y sed de cambio.

 El consumidor es cada vez más exigente y reclama más transparencia.

Sí, el perfil de consumidor joven está más concienciado y apuesta por modelos de industria como ‘Humana’ -tiendas de ropa de segunda mano que promueven la protección del medio ambiente dando una segunda vida a las piezas de vestir-, mientras que las generaciones adultas, ya con sueldos estables, optan por invertir en piezas de ropa más caras pero que duran mucho más, de proximidad… buscan el valor añadido de la ropa. Y esto se traduce en el armario que uno viste: si cambias tu manera de concebir la moda y tienes en el armario únicamente lo que necesitas, verás que te sale más rentable que no comprarte 5 tops que son prácticamente de usar y tirar.

El usuario es más exigente porque la emergencia climática habla por sí sola. No necesitamos tanta ropa como nos creemos, no es una necesidad primaria comprarnos diferentes tops nuevos en Zara cada temporada. Creo en el cambio y este es posible.

¿Qué parte de responsabilidad tenéis las diseñadoras y diseñadores que empezáis a haceros un nombre dentro del sector para conseguir un cambio real en la industria de la moda?

Tenemos la responsabilidad de ser la voz del cambio, ser transparentes en todas las partes del proceso de producción, reconocer que no somos 100% sostenibles pero trabajar para lograrlo.

La sostenibilidad ha de ser un valor que venga ya incorporado en las nuevas marcas que están por llegar. Si apostamos por modelos de empresa como el de la cooperativa, ya estamos cambiando el paradigma. Tenemos que hacerlo todo más sostenible a partir de analizar los procesos de cada empresa.

No solo nos interesa el diseño, sino que la clave está en crear nuevos departamentos en las firmas que faciliten y estimulen la responsabilidad medioambiental y social. La tecnología, entendida como una apuesta sostenible, siempre es una buena aliada. Yo lo que quiero es cambiar las cosas. Me encanta que me reconozcan el trabajo hecho, pero mi meta es modificar y mejorar la industria de la moda.

What's Your Reaction?
Excited
0
Happy
1
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Contacto y colaboraciones:

hola@wearitslow.com

© Wearitslow. All Rights Reserved.

Un proyecto de Román Gutiérrez Calderer

Scroll To Top