Now Reading
8 formas de reducir los residuos derivados de la crisis sanitaria

8 formas de reducir los residuos derivados de la crisis sanitaria

residuos crisis sanitaria

El pasado 22 de agosto se alcanzó el Earth Overshoot Day, el dia del año en que se han consumido todos aquellos recursos que la Tierra es capaz de regenerar en un año. O lo que es lo mismo, este 2020 estamos tomando 1/3 de los recursos anuales que les correspondería a las futuras generaciones.

Aunque la pandemia global de la COVID-19 ha ralentizado la economía durante una gran parte del año, el Earth Overshoot Day tan sólo se ha retrasado 3 semanas respecto a las predicciones de inicio de año. Por este motivo, es imperativo un mayor esfuerzo por parte de todos para de evitar el consumo masivo de recursos naturales.

Esta fecha me hizo pensar en el tema que me lleva a escribir este artículo: ¿Cómo una persona concienciada en reducir su huella ecológica ha sufrido una relajación en sus propias rutinas sostenibles durante la crisis sanitaria?

Estos últimos meses, hemos ido introduciendo poco a poco diferentes hábitos a nuestra rutina por miedo o por sobreinformación durante la crisis sanitaria, que en una gran parte involucran plásticos y, muy a menudo, plásticos de un solo uso. Es evidente que la mayor preocupación a nivel mundial es, y debe ser, superar la crisis sanitaria.

También es cierto que el más inmediato y visible efecto será en forma de crisis económica, pero no puede olvidarse que antes ya estábamos en una crisis climática. Sus efectos no son tan inmediatos ni perceptibles, pero pueden ser igual de desastrosos. Por lo tanto, aquellas personas que estamos concienciados con la importancia de la lucha climática no podemos relajarnos.

Estos han sido meses insólitos y llenos de incertidumbre, pero estas incertidumbres no deben hacernos dudar sobre la convicción de que el futuro sólo puede ser sostenible.

Por este motivo, la siguiente lista de recomendaciones, que deberíamos adoptar para seguir con una rutina más sostenible a pesar de la situación de crisis sanitaria, pretende aclarar algunas dudas surgidas durante estos últimos meses.

1. Usar mascarillas reutilizables.

Quizás unos de los hábitos más obvios y más extendidos, sin embargo, según WWF se están introduciendo en la naturaleza al menos 10 millones de mascarillas cada mes. El equipo de Oceans Asia también denuncia que ya se pueden encontrar masas considerables de mascarillas quirúrgicas que son arrastradas por las corrientes hasta la línea de costa en islas remotas del Océano Índico.

Esto se debe a que las mascarillas abandonadas en las calles son arrastradas por el viento o el alcantarillado, que en días de lluvias intensas no es capaz de asimilar toda el agua a través los sistemas de depuración y descarga en el mar. Es importante limitar el uso de mascarillas quirúrgicas a aquellas situaciones imprescindibles como las visitas a los centros sanitarios y, después, asegurarse que estas acaban en el contenedor.

Mascarilla higiénica reutilizable con filtro homologado HYO. De Nuevemí, en Thegooodshop.com

2. Reducir la utilización de guantes de un solo uso.

La semana pasada, dentro de la iniciativa ‘Let’s clean up Europe’, los submarinistas voluntarios que participaron en la limpieza de la playa de Blanes recogieron 100 kg de residuos entre los que destacaban este año la presencia de guantes. Según recomienda el propio Ministerio de Sanidad, la utilización de guantes solo está aconsejada en circunstancias muy concretas, siendo en general más recomendable simplemente ser rigurosos con las medidas de higiene -lavado frecuente de manos, no tocarse la cara con las manos, uso de gel hidroalcohólico-. Todos los establecimientos comerciales disponen geles hidroalcohólicos, que deben usar los clientes a la entrada y a la salida de los mismos, lo que hace innecesario el uso de guantes.

3. Comprar a granel.

Las ventas a granel reducen el consumo de plásticos y envases innecesarios que muchas veces encontramos en las grandes superficies. Además, muchas tiendas a granel han optado por adoptar ciertas medidas para evitar la manipulación directa por parte de los clientes o la exposición de los productos, y es el propio personal quien despacha los productos, evitando no sólo el uso de envases sino también de guantes.

4. Optar por grandes formatos.

Para el caso de adquisición de productos de gran consumo o consumo habitual, es recomendable adquirir, cuando la compra a granel no es posible, productos en grandes formatos que, por una parte, minimizan las veces que se debe adquirir un producto, y por otra reducen la cantidad de residuos de envases producidos. Un ejemplo claro es el gel hidroalcohólico para el uso personal, que suele venderse en envases pequeños cuando puede ser adquirido en un formato más grande para después rellenar los envases personales.

See Also
tabla curva pikler
Juguetes sostenibles: la tabla curva perfecta

5. Optar siempre por bolsas reutilizables.

Cuando creíamos que este era un tema ya superado, vemos que ha incrementado el uso de bolsas de un solo uso por miedo a que las reutilizables se hayan podido contaminar. Además, al saberse que el coronavirus puede permanecer de dos a tres días en el plástico, una gran parte de estos residuos plástico se desechan directamente, lo que ha hecho que la recogida del contenedor amarillo crezca hasta un 15% según Ecoembes. Es, por lo tanto, más recomendable el uso de bolsas reutilizables, que pueden ser lavadas o desinfectadas en casa, en sustitución de las bolsas de un solo uso. Minimizar la cantidad de bolsas desechadas es de gran importancia porque, aún depositándose en el contenedor amarillo, acabaran muy probablemente incineradas, emitiendo además de CO2 compuestos cancerígenos como las dioxinas y los furanos.

6. Rechazar toallas y batines desechables.

En peluquerías, barberías y centros de estética, se ha popularizado el uso de toallas desechables y utensilios de un solo uso a raíz de la pandemia. Sin embargo, los métodos de higienización y lavado, de práctica habitual, son igual de eficaces. Tan solo es una cuestión de incrementar la frecuencia de la higienización, entre cliente y cliente. En caso de en tu centro ahora usen toallas o batines desechables, solicita que usen los de ropa como venían haciendo antes de la pandemia.

7. Comida para llevar en envases compostables.

Las restricciones en restaurantes durante la pandemia, ha generado un auge de la comida para llevar con miles de repartidores recorriendo las calles de las grandes ciudades. Se estima que la venta a domicilio ha crecido entre un 40-50% durante los meses de confinamiento. Lo que ha generado un incremento muy notable de los envases de un solo uso, que acaban junto a las bolsas de plástico en el contenedor amarillo. Es por este motivo que recomendamos asegurarse antes de hacer un pedido de que tan solo utilizan envases compostables o de cartón, con un índice de reciclabilidad más alto.

residuo cero crisis sanitaria

8. Rechazar cubiertos y platos desechables en restaurantes.

El uso de vajillas cerámicas y cubiertos metálicos tradicionales no suponen ningún riesgo añadido a la trasmisión del coronavirus. El lavado en lavavajillas, como viene siendo habitual, presenta los mismos estándares de seguridad e higiene que empleando productos desechables. Por lo tanto, debemos rechazar platos, cubiertos, pajitas u otros desechables en restaurantes y bares. Aquí podéis encontrar algunos productos residuo cero para casa y para llevar.

What's Your Reaction?
Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Contacto y colaboraciones:

hola@wearitslow.com

© Wearitslow. All Rights Reserved.

Un proyecto de Román Gutiérrez Calderer

Scroll To Top