Entrevista a Alba Bosch, fundadora de Resid’ÚS

Resid’ÚS es una empresa feminista y ecológica que busca reducir residuos, principalmente de plástico, a través de ofrecer nuevos productos reutilizables. Hemos hablado con Alba, su fundadora, y nos ha contado un poco más acerca de su proyecto. Os dejamos con sus palabras:

Alba, ¿cómo te definirías en tres palabras? Idealista, feminista i proactiva

¿A quién encontramos detrás de Resid’ÚS?  Detrás de Resid’ÚS estamos solo mujeres, tanto las trabajadoras que fabrican a mano los productos como yo. 

Reducir la cantidad de residuos que generamos, principalmente el plástico, es algo que está en boca de todos hoy en día. ¿Cómo surgió la idea de transformar esta preocupación en lo que hoy en día es Resid’ÚS?  Mi momento de cambio surgió mientras vivía en París y me encontré con la tienda “La Maison du Zero Déchet” (La casa del residuo cero). Ahí ví un montón de productos que desconocía y que, solo bastaba pasarme a ellos en lugar de los de usar y tirar, ya estaría reduciendo mi cantidad de residuos de manera significativa. Pero el momento en el que decidí lanzarme y crear mi propia empresa fue después de una de las visitas a España, aquí veía que no se hablaba del movimiento de residuo cero ni que había la posibilidad en los mercados y tiendas –incluso las más ecológicas- de comprar bolsas de tela ahí mismo. Vi que las pocas alternativas que existían vendían mayoritariamente por internet, así que solo estaban al alcance de aquellos que los buscaban. No hay alternativas reutilizables al alcance del consumidor medio ni en los sitios donde normalmente cogemos el plástico, para que el consumidor esté confrontado al dilema, cojo plástico o cojo tela? Así que al cabo de poco volví a casa y me puse a dar forma al proyecto. 

Trabajáis con mujeres en riesgo de exclusión social, contadnos un poco más acerca de ello. ¿Qué mujeres forman parte de este centro de inserción en Girona y cuáles son sus condiciones? Sí, trabajamos con dos grupos de mujeres diferentes, los productos que necesitan confección se hacen en un taller de inserción de alrededor de Girona. Ahí trabajan 4 o 5 mujeres como parte de un programa de inserción laboral de Caritas en el que se les enseña a coser y después de un tiempo pasan a empresas. Los productos que no necesitan coserse, como los envoltorios reutilizables de cera, los hace una mujer superviviente de violencia de género contratada por Resid’ÚS. Trabajar con supervivientes conlleva ver de cerca unas realidades personales muy duras y intentar que el trabajo pueda ser una ayuda en este proceso de superación hacia la independencia personal. Para mi ha sido todo un aprendizaje. 

Recientemente habéis sido nominados y finalistas de los EWWRAwards (European Week For Waste Reduction Awards), ¿cómo ha sido esta experiencia y qué habéis aprendido de ella? Estamos muy orgullosas de este reconocimiento sobretodo porque es por una acción que hicimos la misma semana que Resid’ÚS salió al mercado. La empresa ‘nació’ el 17 de noviembre – día mundial contra los residuos- y organizamos una acción de prevención como parte del programa de actividades de la Semana Europea para la Reducción de Residuos. Incluir una escuela pública (donde recolectamos los envases de vidrio) y un comercio de Girona (donde vendieron sus productos de yogur helado en vidrio en vez de plástico durante una semana), nos permitió ver cuales eran las percepciones de entornos y edades diferentes acerca de la necesidad de reducir plásticos. 

Cada actor tiene unas capacidades de adaptación al cambio y unas motivaciones distintas, trabajar con chicos y chicas de primaria es muy gratificante y su implicación y la de sus familias es total incluso una vez terminada la actividad, pero para lograr un cambio real y transformador es necesario involucrar el sector privado. Y aquí siempre encuentras muchas más reticencias, los comercios tienen sus costumbres y tristemente muchos valoran la comodidad y lo rentable por encima de lo sostenible. Nos costó encontrar comercios que quisieran participar. 

¿Cuáles son los principales retos de vuestro día a día? Poner en valor nuestros productos (de producción local) en comparación con otros más baratos que vienen importados de lejos y hechos por personas con sueldos nada dignos. 

¿Dónde podemos encontrar vuestros productos? En nuestra web www.zeroresidus.com, en las ferias a las que vamos y en pequeños comercios de Girona, Banyoles i Barcelona. Estamos trabajando para que se puedan encontrar en muchos otros sitios de España y Europa. 

¿Cómo hacéis los envíos de vuestros productos? Utilizamos envoltorios libres de plástico y para los envíos trabajamos con el servicio ‘Linea Verde’ de correos por el que de cada paquete se dan 2 céntimos a programas de reforestación de bosques de la ONG WWF. 

¿Cómo te imaginas el futuro de Resid’ÚS?  A nivel social, como una empresa consolidada de inserción social para mujeres supervivientes de violencia de género y una plataforma para la formación y el crecimiento profesional de ellas. 

A nivel medioambiental, como una marca que continúe apostando por los materiales ecológicos/orgánicos y los proveedores de proximidad y que reduzcamos al máximo el impacto medioambiental derivado de nuestra actividad. 

A nivel comercial, que el máximo de proveedores posibles pertenezcan a la economía solidaria. De momento lo hacemos con bancos que no financian guerras y aseguradoras éticas. 

¿Qué ciudades crees que están más avanzadas en el #zerowaste? Cada vez más, con las recogidas de plástico colectivas en las playas, movimientos a nivel europeo, etc… Parece que la gente está más comprometida con el reciclaje y el zero waste. Pero, ¿crees que es suficiente?  El zero-waste es hoy en día practicado por ciudadanos concienciados y no suficientemente impulsado por la administración. Es difícil encontrar ejemplos donde se haya impulsado un modelo en el que la prevención de residuos esté en el centro y no solo se fomente el reciclaje, que no es una solución sino una manera de gestionar el problema. Aunque con la nueva ley europea de plásticos se empiece a ir en la buena dirección, queda mucho camino por hacer y ésto pasa por la implicación de las instituciones públicas. 

¿Qué consejo le darías a alguien que quiere empezar a poner en marcha un estilo de vida sin residuos? Por dónde empezar parece ser muchas veces uno de los temas más difíciles… Primero piensa si el residuo cero es el ámbito en el que te sientes más determinada a haciendo cambios. Puede que haya otros aspectos de tu vida, sea tu alimentación u otros hábitos de consumo, con los que emocionalmente te sientas más conectada y eso te empujé a ser más constante. Si vas a por el residuo cero, mi consejo sería: escoge un solo objeto y empieza ahí. Yo empecé por llevar una cantimplora siempre conmigo y al cabo de poco ya me traía al trabajo una taza para el café, y después a llevar siempre bolsas de tela reutilizables en mi bolso, etc. Ve cambiando área por área: compras, cocina, baño…y hábito por hábito, de manera consciente, y a tu ritmo. Dicho esto, ¡a mi aun me queda un largo camino para recorrer para tener un modo de vida sostenible!

Déjanos con una frase que inspire y defina tu día a día:  No necesitamos a pocas personas practicando el residuo cero a la perfección, necesitamos a muchas personas haciéndolo de manera imperfecta.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *