5 formas de vivir un verano sin residuos

Hace unas semanas hablábamos de cómo ir a la playa de forma más sostenible, y siguiendo con la misma dinámica, hoy os contamos nuestros musts para vivir un verano sin generar residuos. ¿Difícil? ¡Vamos allá!

Cada una vive su verano, sus vacaciones o su tiempo libre de forma muy diferente. Así que nos ha sido difícil encontrar un mismo patrón para todos, y aquí os proponemos algunas situaciones que seguro que has vivido o vivirás en algún momento de estas vacaciones y que podrás hacerlas igual sin generar residuos. Os contamos cómo afrontarlas.

1. En el coche: puede parecer raro, pero sí, también podemos generar menos residuos en el coche. (Quien dice coche dice autocar, caravana, tren o cualquier transporte). ¿En qué piensas cuando cargas el coche? Seguramente en las maletas, las sillitas de los niños o la música. Nuestro consejo es que no te olvides de traerte provisiones para tener que parar a comprar nada en una área de servicio, y que salgas preparada de casa. Lleva siempre contigo agua y bebida para el viaje, no solamente agua, puedes preparar un buen zumo, una horchata o un batido de cacao. Coge algo para picar en un tupper que sea fácil de comer para todos, como frutos secos, alguna fruta o algo de pan. Evita cosas que se puedan estropear por el calor. Acuérdate también de coger servilletas de tela que guardes durante todo el viaje, en lugar de tirar de toallitas de un solo uso.

Ten en cuenta que viajar en coche ya es estar generando contaminación por el simple hecho del consumo del coche y la gasolina, así que intenta compartir coche si viajáis pocas personas, llevar unos guantes propios para no utilizar los guantes de plástico de las gasolineras, y llevar tus propios trapos y productos para limpiar el coche.

2. En un festival: la botella de agua (térmica) y los tuppers siguen siendo un imprescindible, para este y para el resto de puntos. Pero a veces no nos dejan entrar en un festival con una botella de agua. En este caso, llévate un vaso plegable y pajitas de acero inoxidable o bambú para no usar las de un solo uso que nos suelen poner con las bebidas. Acuérdate de llevar también una gorra o gorro para cubrirte la cabeza durante tantas horas de sol, y no tener que comprar nada que luego no vayas a usar más.

Llévate también un pareo o pañuelo para poner en la hierba o en el suelo y tumbarte encima, luego por la noche te servirá de pañuelo si hace frío, y durante el día será el escenario perfecto para un picnic que lleves hecho de casa. Mucho mejor este momento entre amigos que gastar en barras fluorescentes, purpurinas o tattoos de una semana. Intenta evitar estas compras de «a corto plazo».

Coge un papel para envolver tus bocadillos o comida y aunque la compres en el festival, pide que te la pongan en tu envase o sin cubiertos: ¡utiliza los tuyos! No imprimas tus entradas, hoy en día en casi todos sitios puedes llevarlas en el móvil. Y sal preparada con las tiritas biodegradables de Patch por si te duelen los pies ¡después de tantas horas de bailar!

3. De viaje: vamos a imaginar que viajamos en avión y vamos de hotel. La primera pregunta que nos haremos será: ¿no podríamos llegar al mismo destino en tren? El simple hecho de coger un avión ya es mucho más contaminante que viajar con otro medio. ¡Pero sigamos! Coge un libro para el viaje, llévate tus propios productos de cosmética e higiene personal y evita consumir los productos envasados individualmente que nos dan en los hoteles (champú, cepillo de dientes, bastoncillos de las orejas, peines…) Todo ello lo tenemos en casa, y no nos cuesta nada cogerlo en un neceser. Fíjate también en cómo dejas las toallas para evitar que las laven cada día: en la mayoría de hoteles ya nos avisan de cómo hay que dejarlas para que sepan si queremos que las laven o no.

Antes de comprar una guía, investiga si conoces a alguien que haya visitado este sitio y pídele si tienen una guía o mapas para dejarte. Si no hay suerte y necesitas comprarte una, hazlo y evita coger ningún mapa en los hoteles, restaurantes, etc. Si pides indicaciones, que alguien te las marque en tu propia guía.

Durante el viaje de avión, también es importante llevarte tus provisiones por dos motivos: 1) No generar residuos, 2) sentirte como en casa. ¿Qué hay mejor que esto? Todos preferimos nuestra comida a la comida del avión, solo se trata de pensarlo antes. Además, un pequeño tupper con comida (frutos secos, o platos más elaborados si el viaje es más largo) no nos hará ningún daño y nos servirá durante toda la estancia para guardar cualquier otra comida que compremos y nos sobre, o nos queramos llevar a la habitación del hotel.

4. De camping: si vas de camping seguramente ya vas más equipada con todo lo que necesitas para sobrevivir allí, y los residuos que generes también dependerán mucho del formato en qué viajes (caravana o furgo, coche y tienda, bungalow…). En cualquier caso, ten en cuenta las recomendaciones anteriores acerca de tuppers, botellas reutilizables o envases para comida como el papel de cera de abeja. Intenta evitar comprar «comida basura» como patatas, helados o más productos innecesarios que en cierto momento te puedan parecer imprescindibles. Intenta rellenar siempre las garrafas de agua en lugar de comprar nuevas. Si te alojas en un camping o paras en un sitio dedicado a autocaravanas, seguro que hay fuentes de agua donde podrás rellenar tus provisiones.

Si viajas con niños, llévate sus juegos y prepárate para largas horas de lectura y juegos en familia donde os distraigáis y aprendáis todos. Además, no te olvides un antimosquitos natural para las noches al aire libre, o una crema solar sin filtros químicos. Si sales equipado de casa, lo tendrás todo contigo 🙂

5. En la playa: ya hablamos de la playa en nuestro anterior artículo, pero insistimos en que ir preparada y sobre todo recoger tus residuos, es imprescindible para el cuidado del medio ambiente. Llévate tu botella, tu pajita de acero y tu tupper con provisiones, y por supuesto, asegúrate de utilizar una crema solar respetuosa con el medio ambiente y con tu piel. Coge siempre una bolsa que sirva de basura en caso que necesites deshacerte de algo, y nunca dejes los residuos en la arena, porque lo que para ti es un esfuerzo de segundo, al planeta le costará siglos eliminar.

¡Feliz verano!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *