Entrevista al equipo de Casa Virupa, centro de retiros y meditación en Cataluña

El yoga y la meditación están cada vez más presentes en nuestro día a día. Cada vez somos más los que buscamos conectar con nosotros mismos y encontrar un espacio para nosotros en nuestro día a día ajetreado en la ciudad. Conseguirlo no es fácil, sin embargo, existen alternativas y proyectos que nos ayudan y facilitan el camino hasta encontrar este espacio de conexión entre nosotros mismos y la naturaleza. Hoy queremos presentaros el nuevo proyecto de Casa Virupa: VIVEKA , creado por un grupo de jóvenes budistas que han conseguido vivir tal como piensan:

Empecemos por el principio, ¿qué es y cómo surge Casa Virupa? Casa Virupa es un centro de retiros y meditación en el que vivimos una comunidad de practicantes budistas. Este proyecto nace cuando vemos la enorme importancia de volver a nuestras raíces: por supuesto, a la naturaleza, pero también a lo más íntimo y esencial de nosotros mismos. Queríamos llevar una forma de vida que nos permitiera profundizar en el conocimiento de nuestra mente con atención y cuidado, y compartir el día a día con personas con esta misma sensibilidad, teniendo como arraigo la meditación, los retiros y la filosofía budista. Y, por supuesto, queríamos ofrecer este espacio y proyecto extraordinario a cualquiera que estuviera interesado por este estilo de vida o simplemente por darse un poco de tiempo.

Ahora empezáis un nuevo proyecto: Viveka. ¿Cómo surgió la idea de crear estas cabañas pensadas para retiros y meditación? En la tradición budista la práctica de los retiros resulta fundamental, ya que en ellos se generan las mejores condiciones para observar la mente: aislamiento, silencio y ausencia de distracciones. Hay muchos tipos de retiros según la tradición y/o nivel de la práctica (nosotros organizamos retiros para principiantes de un fin de semana o de una semana para avanzados, entre otros), pero las cabañas están idealmente enfocadas a practicantes con recorrido que quieran hacer un trabajo espiritual mucho más intensivo y en solitario. 

¿Podrá acceder todo el mundo? ¡Sin duda! Aunque en primer lugar concebimos VIVEKA para retiros espirituales, nos parecen ideales para alguien que quiera acabar una tesis doctoral, o iniciar un proceso creativo… o simplemente vivir una experiencia de inmersión total en la naturaleza. De hecho, esperamos que muchas personas, sean meditadoras o no, puedan pasar por una cabaña de VIVEKA, porque seguro que les ayudará a reconectar y disfrutar del sosiego.

Los valores de sostenibilidad y ecología están muy presentes en Viveka. ¿Cómo los veremos materializados? Somos muy conscientes de que nos hallamos en un lugar increíble y muy especial, por lo que hemos querido tener mucho cuidado del impacto paisajístico. También por esa razón hemos priorizado el uso de materiales orgánicos y de origen ecológico (por ejemplo, el corcho en vez de un aislante de poliestireno). Además, la electricidad de la casa se abastece mediante energía solar, una energía renovable no contaminante. Creemos que cuidar del planeta y de los demás es cuidar de nosotros mismos. A pesar de estar “retirados”, somos una comunidad muy atenta al mundo en el que vivimos, y creemos que la espiritualidad debe nutrir el activismo social y político. Porque como decía el gran Quino en boca de Mafalda: “¿pensaron alguna vez que si no fuera por todos, nadie sería nada?”.  

¿Os habéis encontrado con dificultades hasta el momento? ¡Claro! Fundamentalmente, financiero. Nosotros estamos en una fase de consolidación del centro (inauguramos en 2016), por lo que muchos de nuestros escasos recursos se destinan al mantenimiento y reforma del proyecto central, de Casa Virupa. Además, en España no es nada sencillo encontrar ayudas para un proyecto como el nuestro y hemos tenido que hacer una inversión inicial muy importante para la cabaña piloto de Viveka. Pese a estos obstáculos, hemos creído que Viveka le daba un sentido pleno a la misión de Casa Virupa y hemos decidido ponerlo en marcha. 

Contadnos un poco más acerca de cómo es vivir en medio de la naturaleza y en comunidad. ¿Existen más espacios como Casa Virupa en Cataluña? En realidad, incluso en Times Square, ¡estamos en medio de la naturaleza y en comunidad! Lo que pasa es que cuesta mucho darnos cuenta de ello y tener vínculos profundos con el mundo y con los demás. Por eso quisimos vivir en un sitio en el que nos fuera más fácil recordar esta familiaridad con las cosas: aquí vivimos muy de cerca el paso del tiempo, de los ritmos de la naturaleza. Para nosotros, eso facilita la consciencia de la “impermanencia” o transitoriedad de los fenómenos: según el budismo, todo está en continuo cambio, pero nos negamos a verlo porque nos resulta doloroso. Sin embargo, ¡aquí resulta flagrante! Por ejemplo: aquí ves cómo mengua vertiginosamente el Pantano de Sau, lo que te hace ser mucho más cuidadoso cuando abres el grifo. Eres consciente de que el agua es un recurso que se agota porque lo ves con tus propios ojos. 

En cuanto a vida la en comunidad, es una apuesta por una convivencia más atenta y consciente. Seguimos una rutina compartida que empieza con una meditación y oraciones en grupo, hacemos todas las comidas juntos y tenemos ratos de trabajo y dedicación al proyecto y otros de estudio. Vigilamos mucho nuestra comunicación porque si no es atenta es fuente de muchos conflictos, intentamos ver cuáles son las necesidades del otro, y disfrutamos mucho de compartir nuestro tiempo juntos. La verdad es que, a pesar de la exigencia de trabajo que implica un proyecto como este, nos sentimos muy arropados por los demás miembros de la comunidad y otros voluntarios.

Nosotros formamos parte de la Coordinadora Catalana de Entidades Budistas (CCEB), que aglutina a numerosos centros budistas en la región. Por suerte, en Cataluña hay una rica gama de opciones de esta tradición contemplativa, con estilos de centros y comunidades diferentes, pero lo que sí es anómalo es que somos una comunidad integrada y fundada, principalmente, por gente joven. 

¿Cuándo veremos Viveka en funcionamiento? Nos embarcamos en una cabaña piloto para poder ver lo factible que resultaría un proyecto de casitas aquí. Todavía no hemos terminado el crowdfunding, por lo que no sabemos cuál será el presupuesto final recaudado, pero si llegamos a nuestro objetivo, la primera casita estará lista en agosto. Si no llegamos, tardará un poco más en llegar, pero en otoño seguro que la tendríamos acabada. Y si lo superamos podremos empezar a trabajar en otra casita, ¡cosa que nos encantaría! 

La meditación es una parte fundamental de vuestro día a día. ¿Qué nos aconsejaríais si queremos empezar a introducirnos en el mundo del budismo y la meditación? De entrada, y eso es tremendamente importante, es necesaria una guía. La meditación es una herramienta muy potente que interviene en procesos mentales sutiles, por lo que es imprescindible que haya una referencia constante a la que uno pueda dirigirse y contrastar sus dudas, su proceso… Somos un poco escépticos con sistemas que prometen dar las claves para que aprendas a meditar solo. Lo mismo con el budismo. Se pueden leer muchos libros, pero no hay nada como la transmisión viva, la oralidad: que alguien, de carne y hueso, te oriente en la filosofía budista, que sepa adaptarse y entender tu momento vital. Ahora bien, para encontrar una buena guía hay que contrastar mucho, ser curioso, no fiarse demasiado de los vendedores de humo: ¡ojo con cursos milagrosos que te prometen control mental en un fin de semana!  Una vez se ha encontrado un buen acompañante, es importante empezar sin tener demasiadas expectativas y sin esperar resultados inmediatos. Nuestra mente es muy terca y malcriada, va a costar muchísimo que sostenga la calma mental. Actitud abierta, paciencia y determinación son fundamentales.

Dejadnos una frase de inspiración que guíe vuestro día a día… La frase del gran maestro budista Shantideva: “toda la felicidad que hay en el mundo existe porque hemos deseado la felicidad a los demás; todo el sufrimiento que hay en el mundo existe porque sólo hemos pensado en nuestra propia felicidad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *