Packaging sostenible para marcas slow: ¿por dónde empezar?

Por @dawamoru 

Actualmente en España se distribuyen más de 600.000 paquetes al día y la gran mayoría llega con un embalaje exagerado, de un solo uso y una vida útil muy corta. Con el auge del e-commerce la demanda de nueva materia prima para el packaging de los envíos ha aumentado. Ahora un 40% del plástico mundial se emplea en packaging.

El movimiento Slow Fashion es aquel que se cuestiona la forma en que producimos,fabricamos y usamos la ropa. Me maravilla encontrar diariamente en las redes sociales proyectos que están logrando desarrollar procesos con un bajo impacto medioambiental, respetando los derechos de todas las trabajadoras y sobre todo enfatizando  un uso más responsable de la ropa.

A día de hoy, muchas de estas marcas utilizan los canales online para darse a conocer y para llevar su producto a su cliente final. Así que nos encontramos que la mayor parte de la moda artesana, de calidad y elaborada con fibras ecológicas se distribuyen online.

Recordemos  que el packaging o cualquier material en el que viene envuelto un producto tiene 2 finalidades básicas: proteger el producto y comunicar sobre la marca o método de uso.

A continuación voy a desarrollar una serie de estrategias que tanto diseñadoras como creadoras de producto debieran de tener en cuenta para que su packaging sea sostenible y se enmarque dentro de los principios de la economía circular.

1. Repensar: Es la primera estrategia que nos lleva a pensar en el diseño de nuestro producto junto con el de su packaging. De esta forma nos cuestionaremos de qué forma vamos a contaminar menos, revaluando las necesidades de nuestro producto a la hora de ser embalado. Uno de los ejemplos más gráficos fue la campaña de #envuelvelomejor de Hemper, la empresa de mochilas de cáñamo que anima  a consumidores y a marcas a que se unan para alargar la vida útil de los embalajes que llegan a través de empresas de mensajería. Por otro lado, tenemos la empresa Vesica Piscis, pioneros en economía circular que han logrado aplicar los principios del ecodiseño y reducir la huella de carbono de sus envíos. Además de sus zapas, un maravilloso calzado vegano totalmente reciclable, han sido capaces de diseñar su propia caja ,siendo ésta ⅓ menor  en tamaño respecto a las medidas convencionales de caja de zapatos; lo cual ahorra materia prima (cartón) y espacio para los envíos. Las cajas, elaboradas con cartón reciclado e impresas en tintas al agua, llegan al taller de Vesica Piscis en Elche totalmente desensambladas haciendo que la huella de carbono para su transporte sea mínima. De esta forma tenemos un packaging totalmente compostable y una política de embalaje cero plásticos.

2. Reutilizar, como segunda estrategia consiste en volver a usar un producto para una misma finalidad. De esta forma encontramos empresas como Minusse que envían sus prendas llenas de color, frescura y alegría a través del sistema Repack. Con este sistema, las tiendas online pueden reemplazar sus embalajes de un solo uso por estos paquetes que son reutilizables y además retornables. Cuando la clienta ha recibido su producto puede devolver el packaging a la sede de Repack que a su vez lo introduce nuevamente en el ciclo después de haberlo limpiado y reparado. Las chicas de Minusse han sabido combinar su colección basada en un proceso ético, respetuoso y sostenible con un proceso de envío que no genere más basura. Además, sus restos textiles se convierten en unas preciosas bolsas confeccionadas por el taller de reinserción de mujeres “Haziak” donde se introduce la prenda antes de ser enviada con el servicio Repack.

3. La reciclabilidad de los materiales a modo de tercera estrategia involucra las actuaciones de diseñar el packaging con materiales reciclados y que a su vez sean fácilmente reciclables. Así, la marca de moda infantil y sostenible Twin&Chic junto con su compromiso de cuidar la piel de los niños, proteger las condiciones laborales de las personas que trabajan con ellas y cuidar el medio ambiente se unió a la labor de optimizar el diseño de su packaging con un resultado espectacular. Diseñaron y fabricaron una caja con cero plásticos, cero pegamentos, cero tintas, certificado por FSC, libre de cloro, ácidos y metales pesados  además de 100% biodegradable y reciclable. Se trata de una caja color crema de alto gramaje muy chic para reutilizar en casa a modo de organizador de armarios.

4. La utilización de materiales renovables en el diseño del packaging se convierte en la cuarta estrategia y no menos importante, centrándonos en utilizar elementos que puedan ser regenerados en una escala de uso y tiempo humano. Aquí encontramos una infinidad de materiales derivados de biomasa que pueden ser convertidos en embalaje ( papel, cartón, madera, bioplásticos…) El proyecto de Segovia, Sin Tala  diseña y crea productos fabricados en madera que no haya sido talada, procurando el máximo aprovechamiento sostenible de los bosques y minimizando el residuo de la propia madera. Tienen una infinidad de estuches y cajas, así como el packaging elaborado para Frutavia la empresa que lleva fruta local y ecológica a las oficinas, utilizando cero envases de plásticos en su logística con el objetivo de mimar, cuidar y llevar la felicidad del huerto a la oficina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *