Ecolujo: la deseada irrupción del lujo sostenible

Adriana Blanco @desdeeltercerosegunda

¿Qué es en lo primero que piensas cuando escuchas el concepto Moda Sostenible? Probablemente lo relaciones con pequeñas marcas, aquellas que huyen de la vorágine del Fast Fashion y que luchan por proteger el medio ambiente. Pues bien, para suerte de tod@s cada vez son más las marcas de lujo que se suman al gran cambio que está produciéndose en la industria textil.

 Cada año se producen 80.000 millones de prendas en todo el mundo en la industria de la moda. La pregunta que debemos hacernos es ¿necesitamos tanta ropa? La respuesta, claro está, variará en función de las preferencias personales, pero lo que está claro es que el modelo de producción debe cambiar. El impacto ambiental que esto genera es muy alto, pues cada segundo se desperdicia un camión de basura de textiles y las microfibras liberadas por la ropa al océano equivalen, cada año, a 50.000 millones de botellas de plástico, según ha rebelado la Fundación Ellen MacArthur.

Marcas como Burberry, Versace, Gucci o Stella McCartney han empezado a trabajar con instituciones de sostenibilidad, han certificado sus procesos y han dejado el uso de pieles en sus colecciones y ahora fabrican sus prendas con materiales reciclables y biodegradables. Y es que la moda con conciencia ha llegado a las empresas que controlan las marcas de lujo mundial, y dan un paso firme hacia la sostenibilidad. Las firmas de lujo quieren demostrar que es posible respetar los recursos que ofrece el planeta para dar vida a sus productos.

El equilibrio entre producción y naturaleza es posible

 Gucci

Son varias las acciones que ha puesto en marcha Gucci con vistas a la sostenibilidad. Una de las primeras fue crear una colección de bolsos 100% rastreable en asociación con la defensora de la sostenibilidad, Livia Firth. En 2012 lanzó una colección de sandalias de plástico sostenible y biodegradable, así como dejar de usar pieles de zorro, visón, conejo y mapache en sus colecciones. Apuesta, también, por materiales más ecológicos y envases reciclables con papel certificado FSC.

Has de saber que Gucci puso en marcha Equilibrum, un sitio web para aspirar a una mayor transparencia y sostenibilidad.

Vivienne Westwood

Nunca ha hecho alarde de ello, pero se conoce que esta marca de lujo es pionera en moda sostenible. Ya en el desfile que realizó para presentar la colección de otoño/invierno de 2018, creó ‘Ecotricity’; un desfile que giraba entrono a la energía renovable y animaba a otras marcas de lujo a dejar de lado los combustibles fósiles y utilizar energía verde.

VERSACE

Una de las cosas por las que ha destacado, desde sus inicios en 1978, la casa fundada por Gianni Versace, ha sido por sus prendas de piel. Ahora, Donatella Versace ha asegurado que estas ya no van a formar parte de sus creaciones. Tras Armani, Calvin Klein, Givenchy, Ralph Lauren o Tom Ford, Versace ha sido el siguiente en decir ‘no’ al uso de pelaje en sus colecciones.

Stella McCartney

Sin duda Stella McCartney es un ejemplo a seguir. Una diseñadora plenamente concienciada con el medio ambiente y una firma defensora de los derechos de los animales. Para ella la moda ética es tan posible como necesaria. La creación de sus prendas tiene como punto de partida materiales reciclados y sostenibles como puede ser la viscosa o las telas orgánicas. Desde 2001 no usa ninguna fibra animal. Además, es pionera en campañas como la de Clevercare, donde enseña como lavar, secar y cuidar la ropa para evitar procesos que dañen el medio ambiente.

Stella McCartney ha marcado un antes y un después en el concepto de industria Slow Fashion.

Burberry

La marca fue muy criticada por destruir todos aquellos productos que no vendía, por lo que se vio obligada a detener esta práctica. Fue entonces cuando decidió involucrarse en la iniciativa Make Fashion Circular, de la Fundación Ellen MacArthur sumándose a marcas como H&M o GAP.

Por suerte cada vez es más común que las compañías opten por comprar material primas orgánicas. Un camino cada vez más corto, en el que poder pigmentar la ropa con bacterias o introducir el concepto ‘compostabilidad’ en la moda se convierten en realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *