La lista de la compra de The Nourished Pianist

Por @thenourishedpianist

Desde que empecé a colaborar con Wear It Slow creando recetas, muchos de los lectores querían conocer más acerca de mi estilo de alimentación. Podría clasificar mi alimentación como Paleo moderado, ya que no sigo estrictamente los principios defendidos por el movimiento Paleo. Debo aclarar que no soy una profesional de la nutrición y todos los cambios que he realizado en mi alimentación se basan en mi investigación independiente acerca del funcionamiento del cuerpo humano y los efectos de la alimentación en nuestra salud general. Uno de los pilares para diseñar mi dieta es el hecho de que hay nutrientes que solo podemos obtener de plantas y nutrientes que solo podemos obtener de alimentos de origen animal.

Creo firmemente, que todas las personas son diferentes y cada individuo necesita una dieta adaptada a sus características personales. Esta dieta ideal debes descubrirla poco a poco y con mucho estudio personal de tu cuerpo y tu salud. Aunque es un mundo tan complejo y diverso que en muchos casos necesitas el apoyo de un profesional de la nutrición, especialmente en los comienzos. Sin embargo, debo hacer una aclaración aquí. Conozco muchos casos de nutricionistas que pautan la misma dieta para todos sus pacientes y en algunos casos con consecuencias muy graves para la salud de esos individuos. Debe saltar la alarma cuando un profesional te recomienda consumir procesados, productos con azúcar, harinas refinadas, etc.

Pese a la individualidad de la dieta, considero que existen unas pautas generales que todas las personas que deseen llevar una dieta saludable deberían incluir en su día a día. Para que veas cuales son los productos fundamentales en mi dieta, te voy a explicar a continuación lo que incluye mi lista de la compra semanal:

1. VERDURA Y FRUTA: La base en volumen de mi dieta. Las verduras y fruta aparecen en cada comida del día. La recomendación general es de 8 porciones, priorizando la verdura sobre la fruta (aproximadamente 5/6 porciones de verdura y 3/2 de fruta diarias). Hay tres razones fundamentales por las que debemos consumir fruta y verdura diariamente:  

  • Las verduras son ricas en vitaminas y minerales muy importantes, incluida la forma de calcio más asimilable por el cuerpo humano.
  • Los vegetales contienen una gran cantidad de fibra, que resulta esencial para desarrollar una buena diversidad de microorganismos intestinales. Por supuesto, siempre se debe consumir en su justa medida, ya que un exceso de fibra podría ser perjudicial para nuestra salud.
  • Las verduras poseen una gran variedad de fitoquímicos con propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y otras propiedades que promueven la salud. Para disfrutar de los beneficios de las plantas deberías comer diferentes partes de las plantas (raíces, hojas, flores y frutas). También es fundamental comer verduras de todos los colores para poder consumir un espectro amplio y variado de estos fitoquímicos.

2. PRODUCTOS ANIMALES ECOLÓGICOS: otro pilar fundamental en mi dieta son los productos de origen animal: carne, pescado, marisco, huevos y lácteos. Por cuestiones de salud, éticas y medioambientales es fundamental que siempre estos productos procedan de fuentes lo más cercanas posibles y que provengan de una ganadería o pesca ecológica y sostenible. Una cuestión muy importante, al igual que en el consumo de toda la planta, es consumir todas las partes del animal. Hablo de casquería y caldo de huesos, a menudo las partes más densas nutricionalmente.

Los principales nutrientes que obtenemos de este grupo serían:

  • Vitamina B12
  • Hierro hemo
  • Zinc
  • Vitamina A preformada (retinol)
  • Proteína de alta calidad
  • La creatina
  • Taurina
  • Carnitina
  • Selenio
  • Vitamina k2
  • Vitamina D
  • DHA (ácido docosahexaenoico)
  • EPA (ácido eicosapentaenoico)
  • CLA (ácido linoleico conjugado)

3. PSEUDOCEREALES Y LEGUMBRES: son alimentos que consumo de manera más esporádica. Al hablar de este grupo de alimentos tendríamos que indagar en el mundo de los antinutrientes en el reino vegetal (también aplicable a muchas futas y verduras).

Cada tipo de leguminosa contiene diferentes cantidades y tipos de aglutininas, saponinas y otros antinutrientes. Y si bien es cierto que algunos son más dañinos que otros, se pueden preparar adecuadamente reduciendo el número de antinutrientes y maximizando su densidad nutricional (especialmente las técnicas de cocción tradicionales que implican remojar, brotar, fermentar y  cocinar durante mucho tiempo). Con estos pasos se puede reducir (no eliminar) en gran medida la actividad de estos compuestos. Por esta razón no recomendaría consumir legumbres o productos con legumbres y granos precocinados que no hayan sido remojados y preparados concienzudamente (más información aquí).

Como has podido comprobar se trata de un tema muy complejo que he intentado resumir brevemente. Si estás interesado conocer más información de este tipo deja un comentario con tus dudas y sugerencias para futuros artículos.

Libros recomendados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *