8 hábitos para una alimentación saludable

Por @saludalosaludable_

Sentirse bien contigo mismo sólo depende de ti. Para esto, el estilo de vida saludable que has elegido llevar tiene la clave: cada día te encuentras mejor. Y te has dado cuenta que no era tan complicado, que únicamente hace falta incorporar una serie de hábitos a tu día a día. ¿Hacemos un repaso? 

1. Tu alimentación está basada en alimentos de origen vegetal. Las verduras y hortalizas ocupan un importante espacio en tus comidas y cenas en forma de ensaladas, salteados, cremas o cocinadas al horno. También haces un hueco a las legumbres, y las incluyes en tu dieta unas 3 – 4 veces a la semana. 

2. Cuidas las proporciones de tus platos. En ellos, las verduras ocupan la mitad, y la otra se encuentra dividida entre los cereales, granos integrales y tubérculos (pasta, pan, patata, …) y las proteínas de calidad (legumbres, ave y pescado, huevos, tofu, … ). Por supuesto, no te olvidas de las grasas de calidad (aceite, semillas, frutos secos) ni de la fruta. 

3. El agua es tu principal opción. Te has hecho con una botella bonita que se encarga de recordarte que hidratarse en invierno también es importante. Ésta siempre tiene agua, y te hace compañía no sólo en las comidas, sino el resto del día. ¡Ah! Si a veces te apetece algún zumito para hacer de esta hidratación algo más divertida siempre lo preparas en casa con vegetales de temporada.

4. Eliges fruta fresca y de temporada en los postres y snack. Este grupo de alimentos es tan versátil que con un pieza de fruta logras hacer una maravilla de almuerzo, al que puedes añadir frutos secos, semillas, chocolate, y endulzantes como la miel para alegrarte ese tentempié.

5. Revisas el etiquetado de los productos. Has decidido comprar con información y por eso lees los ingredientes de aquellos productos que van a caer en tu carro de la compra. Así, evitas engaños como comprar alimentos que parecen integrales pero no lo son, o aquellos en los que el azúcar no parece estar presente pero sí lo está.

6. Disfrutas de la comida. El equilibrio es parte de tu vida, y disfrutas de cualquier receta a cualquier momento del día. Este hábito ha pasado a ser un pilar fundamental en tu día a día, y sin él, llevar un estilo de vida saludable pasa a ser una tarea difícil: esa ensalada verde de pera y pistachos te sienta de maravilla, pero también tu postre favorito de tu restaurante favorito: tarta de tres chocolates que te llama a gritos.

7. Escuchas a tu cuerpo. En las comidas procuras estar atento a cada bocado, algo que te permite controlar tu saciedad identificando cuando es hora de parar. Además, la atención que le das a la comida hace que disfrutes y la saborees mejor. Ya no hay televisión ni teléfono móvil en este momento del día. 

8. Te mueves durante todo el día. Tus piernas han pasado a ser el motor que te lleva a los sitios más cercanos a los que tienes que ir (el trabajo, el mercado, el parque que tanto te gusta…). Además, no sólo practicas ejercicios que implican movimiento, aquellos que te ayudan a controlar tu estrés (meditación, yoga) también tienen un hueco en tu día a día. 

Aquí encontrarás nuestra tabla Hábito Tracker para que te la puedas imprimir en casa y tomar consciencia de si estás llevando unos hábitos saludables en tu día a día:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *