¿Por qué necesitas una rutina facial cosmética antipolución? Te lo contamos

Por @beautychangers

Con el paso del tiempo, hemos visto cómo la cosmética ha avanzado para adaptarse a las necesidades y circunstancias actuales. Hoy en día, encontramos desde cremas pensadas para todo tipo de pieles hasta productos que forman parte de una rutina facial para no acumular toxinas. No obstante, ¿Cuidamos la piel de la polución de las ciudades? Según la Organización Mundial de la Salud el 91% de las personas que viven en ciudades no respiran un aire limpio y saludable por lo que, lamentablemente, la dermis tampoco lo hace. Incluso la Academia Española de Dermatología y Venereología sitúa la polución como uno de los agentes principales del envejecimiento prematuro de la piel, debido a que la mala calidad del aire obstruye la absorción de oxígeno por parte de las células de la dermis.

Por ello, es más importante que nunca tomar medidas y crear conciencia sobre la importancia de cuidarnos de la contaminación de las ciudades de la misma forma que nos protegemos, por ejemplo, de los rayos UVA.

Crea una rutina antipolución de cuidado personal

Limpieza de la dermis Seguro que este paso no te lo saltas. Es importantísimo limpiar de forma diaria la dermis, tanto por la contaminación como por el propio maquillaje y sebo de la piel. Además, es necesario purificarla  para evitar que la exposición continuada a metales pesados o a nitrógenos taponen nuestros poros y nos provoquen problemas mayores. De hecho, actualmente se estudia la posible relación entre la contaminación y ciertos problemas dérmicos como la psoriasis y los eccemas.

Por otra parte, convendría también aplicarse una mascarilla purificante cada 20 o 30 días para limpiar en profundidad los poros y ayudar a la piel a oxigenarse.

Dosis de antioxidantes y nutrición por la noche Somos de las que piensan que el mejor momento para la limpieza facial y los tratamientos específicos (si es que tienes que elegir) es durante la noche. Mientras dormimos, el metabolismo de la dermis experimenta su mayor actividad de renovación a través de la realización de funciones vitales como la regeneración de las células y su oxigenación, la eliminación de toxinas o la adecuada síntesis del colágeno. Por ello, el cuidado nocturno de la piel es prácticamente imprescindible si queremos notar cambios considerables a nivel dérmico.

Los sérums son el mejor tratamiento específico para combatir la contaminación y los efectos que ésta causa. Un complejo antioxidante que penetre en las capas más profundas de la piel ayudarán a restaurar y equilibrar la dermis desde dentro. Es decir, busca tratamientos nocturnos cuya función principal sea la de NUTRIR la dermis a través de activos ricos en ácidos grasos esenciales o la famosa vitamina A.

La hidratación sigue siendo importante Durante el día la historia cambia ligeramente. Si por la noche la misión principal es la de nutrir la piel, durante el día la función principal debería ser la de protección e hidratación del cutis. Para ello, las cremas “antipollution” que captan los metales pesados son una buena opción para las personas que viven constantemente expuestas al aire de una gran ciudad.

De todas formas, las cremas hidratantes ricas en antioxidantes también tienen una acción positiva al luchar contra los signos del envejecimiento. Gracias a sus activos aportan a la piel todas las herramientas necesarias (como el ácido hialurónico por ejemplo) para mantener un estado de salud óptimo.

Sin duda la clave está en aprender a cuidar la piel y ser constantes en ello. No debemos tomarnos a la ligera los efectos adversos que nos produce la contaminación ambiental ya que tiene consecuencias reales y probadas científicamente.

¡Cuídate!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *