Cómo diferenciar los buenos productos cosméticos de los que no lo son

Por @beautychangers

Es un hecho que la publicidad ocupa gran parte de nuestra vida. Minuto tras minuto recibimos múltiples anuncios que nos invitan a comprar el mejor producto o la mejor marca de manera casi compulsiva. Pero, ¿Sabemos que hay detrás de los productos cosméticos a simple vista? ¿Crees que pagas un precio justo por lo que compras? ¿Son de calidad? Probablemente no. La industria cosmética tiene una regulación mucho más permisiva que la alimenticia y, en muchos casos por ejemplo, no especifican qué ingredientes utilizan en páginas de venta online. 

Pero hoy vamos a cambiar eso con unos tips sobre cómo diferenciar los buenos productos cosméticos de los que no lo son. ¡Vamos a ello!

Tips para diferenciar los productos cosméticos de calidad

Es importante tener en cuenta que las empresas y sus productos cosméticos no están obligados por ley a enseñar la totalidad de su formulación con exactitud. Sin embargo, desde hace años la UE sigue unos requisitos mínimos para informar a los consumidores sobre los productos cosméticos. Veamos algunos de estos requisitos indispensables:

  • El INCI (Nomenclatura Internacional de Ingredientes Cosméticos): Es un sistema en forma de lista donde puedes encontrar todas las características de la formulación en el mismo envase. En ella se ofrecen en perfecto orden las pautas de utilización del producto y todos los ingredientes marcados según su proporción en la formulación. ¿Qué quiere decir esto? Pues que el primer ingrediente que veas será el que se encuentra en mayor proporción en la formulación y el último el que menos. Con esta característica podrás crear tu propia opinión respecto a la calidad de la formulación. Si en portada aparece un ingrediente estrella y luego aparece en la lista de ingredientes de la mitad hacia abajo… algo no funciona. Verifica que realmente los principios activos estén al principio de las formulaciones. 
  • Packaging especial o eco-friendly: otra de las características principales para justificar el precio de un producto es su packaging. La elección de los materiales y el diseño del packaging son una de las cosas más importantes a la hora de elegir un producto. Cuanto más costoso sea un envase más caro será el producto final. En el caso de la cosmética ecológica, ponen especial hincapié en la reducción del impacto ambiental de los productos cosméticos para que toda su producción sea lo más sostenible posible. Por ello, la producción de materiales biodegradables no contaminantes o la reutilización del packaging son solo una de las alternativas favoritas para evitar el indeseable plástico. Sabemos que es difícil encontrar un producto que no conlleve este material, pero abriendo un poco los ojos verás que hay otras opciones. No te dejes llevar por la marea y apuesta por el packaging ecológico. 
  • Certificados de calidad y ecológicos:  lo certificados suponen una garantía de calidad en el producto que compras. ¿Te has parado a mirar las imágenes que aparecen en los envases? De esta forma podrás verificar si tienen algún certificado de calidad, si son veganos, crueltyfree o ecológicos. La mayoría de empresas que se dedican a la cosmética ecológica suelen avalar su trabajo con este tipo de certificaciones. Para ellas supone un elemento diferenciador y un valor añadido por lo que ¿Por qué no ponerlo si realmente cumplen con lo que prometen? Son puntos importantes para no caer en el famoso Greenwashing. 

 En Beauty Changers tenemos un método infalible para ello. Apostamos siempre por una cosmética ecológica transparente. Aquella que habla abiertamente de sus ingredientes, que transmita las fortalezas de sus productos de forma honesta y sofisticada. Marcas que piensan en el presente, pero aún más en el futuro.

 ¿Buscas tú también ese tipo de cosmética? 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *