8 consejos para tener una relación sana con Instagram

Instagram es una de las plataformas que ha enganchado a todo el mundo, sin darnos cuenta, ha pasado a formar parte de nuestro día a día como si fuese uno más, y a veces nos cuesta imaginarnos la vida sin esta app. Hoy en día tenemos fotos con millones de likes, sabemos que la pizza es la comida con más engagement en Instagram (seguida del sushi) y conocemos la vida de los famosos al detalle. 800 millones de usuarios se conectan cada mes, y 500 millones lo hacen a diario. De hecho, se considera que un usuario que publica 1 foto al mes es un usuario inactivo (y lo son el 29% de los usuarios de la app), pero el 60% de los usuarios se conecta a diario, sobre todo en US, que es el primer país en uso de la app.

Si eres una de estas personas que cree que la vida antes de Instagram no era vida, sigue leyendo. Porque hoy queremos recomendaros algunas prácticas para tener una relación sana con Instagram.

  • Recupera tu cámara de fotos: además te lo puedes tomar como algo vintage, y hasta puede que sea más cool. Muchas veces solemos hacer las fotos ya directamente desde el móvil para poder editarlas y subirlas a Instagram, o creamos el contenido directamente en Stories.
  • Elimina tu cuenta personal y utiliza solo la del trabajo. Si tienes un proyecto, un blog, una marca o una empresa propia, y gestionas su Instagram, centra tus esfuerzos en una cuenta y cierra o baja el ritmo de tu cuenta personal.
  • Desconéctate de la app cada vez que la cierres. Si cada vez que te quieras conectar tienes que volver a introducir tus datos, seguro que la mitad de las veces desistes en el intento.
  • Pon la app en una carpeta dentro de tu móvil, si no la tienes tan accesible seguro que la utilizas menos.
  • Revisa la gente a la que sigues y que te sigue. Seguramente has ido acumulando perfiles que ya no sabes ni de dónde salen: una limpieza siempre va bien, y te permitirá ver sólo lo que te interesa.
  • Desactiva las notificaciones y oculta personas que publican demasiado para tu gusto: haz que el contenido que veas sea solo el que quieras ver y cuando lo quieras ver, sin que una notificación te haga entrar en la app sin pensarlo.
  • No permitas que Instagram utilice datos móviles y conéctate solo cuando tengas conexión wifi. Seguro que esto te obliga a pensar qué hacer el resto del tiempo y encuentras nuevas alternativas.
  • Márcate tus espacios «anti-social». Por ejemplo: «cuando viaje o vaya en transporte público, no miraré el móvil y como alternativa me llevaré un libro«. / «Apagaré el móvil siempre antes de las 9 de la noche» / «No miraré el móvil por la calle mientras camino». Son pequeños retos que parecen fáciles pero pueden no serlo. ¿Te atreves a intentarlo?

Hace ya un tiempo hablábamos de cómo llevar a cabo un digital detox, te invitamos a leer el artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *