7 principios de la alimentación taoísta a poner en práctica en el s.XXI

brooke-lark-296282-unsplash

Según el Tao, la nutrición Taoísta consiste en mantener el equilibrio entre los alimentos (el Ying y el Yang que aplican también al resto de acciones). Para encontrar el equilibrio en nuestra alimentación, primero será básico entender los 5 sabores y las 5 actividades que encontramos en la naturaleza: 

De esta forma, los elementos de la naturaleza se representan así:

  • Tierra – Dulce
  • Fuego – Amargo
  • Madera – Agrio
  • Metal – Picante
  • Agua – Salado

Una vez integrados estos conceptos, vemos que cada uno de los sabores está relacionado también con un órgano de nuestro cuerpo, así que es importante encontrar siempre un equilibrio energético en los sabores de nuestros alimentos, que nos ayude a comer en armonía. Así que muchas veces no se trata de vetar un alimento de nuestra dieta, sino de comerlo de forma equilibrada. Os dejamos con

  1. Alimentos Ying: son alimentos fríos  y frescos. Estimulan los órganos y nos pueden ayudar a combatir enfermedades Yang (fiebre, hipertensión etc). Es recomendable comerlos en verano. Tipos de alimentos: soja, sandía, nabos, col, limones, brotes de bambú…
  2. Alimentos Yang: tíbios y calientes que generan calor corporal. Recomendados para combatir enfermedades frías como la anemia o la fatiga. Encontramos: cordero, pollo, mangos, chiles, alcohol…
  3. Alimentos Tierra: (sabor dulce). Mejoran la energía vital y la circulación. Muy recomendables para el estómago. Son: guisantes, ginseng regaliz, dátiles, maíz.
  4. Alimentos fuego (sabor amargo). Secan y depuran los intestinos. Por ejemplo, el limón.
  5. Alimentos madera (sabor agrio). Alimentos astringentes que solidifican el alimento en el canal digestivo. Recomendables para la diarrea y el prolapso de colon: aceitunas, granadas.
  6. Alimentos agua (sabor salado). Humedecen los tejidos y facilitan la digestión. Por ejemplo, las algas.
  7. Alimentos metal (sabor picante). Ayudan a eliminar toxinas acumuladas, son alimentos picantes como el chile, el jengibre o el ajo.

Te recomendamos empezar “la vuelta al cole” haciendo un pequeño ejercicio para ver de qué tipo de alimentos está basada tu dieta. Apúntalo durante una semana, y a la siguiente semana mira cómo podrías equilibrar tus platos basándote en una dieta equilibrada y en sintonía con lo que tu cuerpo te pide.

*Referencia: Daniel Reid, el Tao de la salud, el sexo y la larga vida. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *