5 ideas sobre el minimalismo que cambiarán tu forma de consumir

the_minimalists

Seguramente habrás oído hablar del movimiento #juliosinplástico, de cómo crearte un armario minimalista, o de cómo poder vivir con menos. Todas estas acciones las podemos enmarcar dentro de una forma de vida, de la que queremos hablaros hoy: el minimalismo.

Partiendo del documental “Minimalismo: las cosas importantes”, hoy hacemos un repaso sobre algunos conceptos que condicionan nuestra forma de consumir y de vivir a día de hoy: ¿qué tiene realmente valor? Hoy nos cuestionamos el valor de las cosas y objetos que tenemos, y te invitamos a reflexionar a partir de estos 5 puntos y a dejarnos todas las sugerencias que quieras para que todos podamos seguir mejorando.

1. En el momento en que disfrutamos de los mejores niveles de vida en la historia, nos sentimos a la vez más vacíos: la publicidad y el marketing nos acompañan en nuestras televisiones, móviles, por la calle, transportes, etc. No os estamos diciendo nada nuevo, pero en muchas ocasiones perdemos la cuenta de qué es publicidad y qué no lo es. Os invitamos a reflexionar sobre ello para que el ser más conscientes de los impactos que recibimos, nos ayude también a actuar de forma diferente. Intenta, en un solo día, contar todas las veces que ves un anuncio, sea en el canal que sea.

2. Hemos crecido pensando que la clave del éxito está en el dinero que ganemos. Y no solo en el dinero en el banco, sino en gastarnos ese dinero en objetos que demuestren que podemos gastarnos ese dinero. No estamos diciendo nada nuevo si decimos que el dinero no da la felicidad, pero es una gran verdad. Consumimos objetos a los que no les damos valor. Tenemos espacios de la casa que ni utilizamos, y muchos objetos repetidos. En Estados Unidos, existen más de 200 millones de m2 de almacenamiento, porque los objetos ya no nos caben en casa.

3. Consumimos objetos por lo que significan y por el valor social que nos otorgan: por ejemplo, tener el nuevo modelo de iphone. Cuando conseguimos un nuevo iphone, el antiguo pasa de tener ningún valor para nosotros. Hemos hecho una mala evolución del materialismo, porque no valoramos el material o los objetos en sí, sino solo el valor social de estos objetos. Si valoráramos el objeto en sí, seguramente tendríamos menos cosas, nunca repetidas, y les daríamos una vida más larga.

4. Lo mismo pasa con la moda: consumimos prendas (de la misma forma que los objetos), de forma barata y rápida, solo por el status social que esas prendas nos aportan, y no porque realmente las valoremos. Os invitamos revisar el artículo dónde os hablábamos del proyecto 333 para tener un armario minimalista: vivir con 33 prendas de ropa durante 3 meses. Incluyendo ropa, accesorios, calzado y bolsos.

5. Meditación: hemos perdido la desconexión con nosotros mismos. Trabajamos largas jornadas y en el poco tiempo libre que nos queda, necesitamos demostrarnos a nosotros mismos que todo tiene sentido, y las horas trabajadas han valido la pena: así que solemos gastar más de lo que tenemos, vivir al día, para hacernos sentir mejor a corto plazo.

Vivimos siguiendo un modelo plantilla, una forma de vivir que hasta ahora hemos entendido como la única opción válida y correcta: pero no lo es. Existen otras formas de vivir, y nos podemos crear nuestra propia plantilla, nuestra forma de consumir y entender el mundo. Si somos capaces de salir un momento, por unos segundos, de la rutina que nos arrastra, podremos ver si lo que estamos haciendo con nuestras vidas es realmente lo que queremos hacer. Si estamos donde queremos estar. Existen alternativas y podemos crearnos nuestro propio modelo de vida. Que en ningún momento sintamos que no tenemos el control de nuestras vidas.

*Os recomendamos: Theminimalists.com

*Documental: Netflix, “Minimalismo: las cosas importantes”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *