Trucos para lavar tu ropa: porque cada material necesita un tratamiento diferente

melissa-poole-639612-unsplash

Lavar la ropa después de un solo uso se ha convertido en una práctica más habitual de lo que nos gustaría. Muchas veces ponemos lavadoras rápidas, porque queremos ponernos esa prenda al día siguiente, y sin pensar en los distintos tipos de prendas que metemos en una misma lavadora. Hoy hacemos un repaso de los distintos materiales que solemos tener en el armario, y os contamos cómo lavar cada uno de ellos, con algunos trucos para ahorrar y alargar la vida de nuestras prendas.

Acrílico, nylon, poliéster: son fibras sintéticas con bajos costos de producción, que suelen durar más que otras fibras naturales. Sin embargo, no respetan el medio ambiente y tardan cientos de años en biodegradarse. Además, en un solo lavado una prenda como una chaqueta puede esprender hasta 250.000 microfibras que luego contaminan los océanos. En una ciudad como Nueva York, cada día llegan al agua más de 6.800 millones de microfibras.

¿Cómo lavar el acrílico, nylon o poliéster? Utiliza una Cora ball o una bolsa GuppyFriend de lavado para prevenir que pequeñas microfibras contaminen el agua. Ambas son soluciones de filtro en el lavado que evitan que las microfibras lleguen a las tuberías. Siemplemente se introduce en la lavadora y listos.

Seda: fibra natural producida por las orugas de la polilla para hilar su capullo. Muy resistente.

¿Cómo lavar la seda? Mira siempre la etiqueta, algunas prendas pueden lavarse en la lavadora pero siempre con un programa específico y a 30ºC o menos. Para más protección las puedes lavar en una bolsa de malla. Si lavas tus prendas a mano, agrega ¼ de taza de vinagre blanco destilado por 3.5L de agua. Esto ayudará a que la prenda mantenga su brillo. Sumerge y remoja la prenda varias veces en agua limpia antes de enjuagar.

Rayon, Lyocell, Modal: son fibras semisintéticas, procedentes de materiales naturales, pero tratadas con productos químicos para poder ser convertidas en prendas. Son las que conocemos como fibras de celulosa. Dentro de las fibras de celulosa encontramos las de origen vegetal como el lino, algodón, cáñamo o yute, y las de celulosa regenerada o fibras duras, que son las que necesitan de un tratamiento químico para la creación del producto.

¿Cómo lavar el rayon, lyocell o modal? Dale la vuelta a las prendas antes de ponerlas en la lavadora. No las laves a más de 30º. Si las lavas a mano usa un detergente suave y no uses suavizante (tampoco en la lavadora). Evita escurrir las prendas de rayón, simplemente déjalas secar.

Algodón: el algodón representa el 40% de la producción textil y da trabajo a más de 300 millones de personas en el mundo. Es una fibra celulósica de origen vegetal, y se caracteriza por ser suave y esponjosa.

¿Cómo lavar las prendas de algodón? Las fibras naturales pueden ser propensas a la contracción, por lo que os recomendamos lavarlas en frío a máximo 30º o en agua tibia.

Denim: el denim se inventó en 1873 por Jacob Davis y Levi Strauss. Su principal producto son los vaqueros y se estima que cada año se venden unos 1.24 billones de vaqueros en el mundo. El tejido del denim está compuesto principalmente de algodón pero puede mezclarse con otros materiales para conseguir la textura deseada. Por ejemplo, se utiliza elastano para estirar. (El elastano sin embargo es una fibra sintética formada por un 95% de poliuretano – Spandex).

¿Cómo lavar las prendas denim? Cierra botones y cremalleras y gira el producto de adentro hacia afuera. Si tus vaqueros no están sucios, congélalos. Sí, como lo oyes. Coloca tus prendas en una bolsa y guárdala en el congelador para eliminar gérmenes y refrescar la prenda. Si realmente necesitas lavarlos, hazlo con un programa a 30º.

Lana, cashmere, pelo animal: material de origen animal como la llama, cabras, ovejas, etc. Material caliente, absorbente y resistente, fácil de teñir.

¿Cómo lavar la lana, cachemir o el pelo animal? De la misma forma que pasa con el denim, las prendas de pelo animal solo lavarse sólo cuando sea estrictamente necesario. Usa siempre detergentes adecuados para este tipo de productos y lávalos en un ciclo largo o a mano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *