Conocemos a… La Maleta de Carla, viajando sin generar residuos

botella_kleankanteen

Carla es una slow travel, ha estado 8 meses viajando con su pareja intentando generar el menor número de residuos posible, y desde Wearitslow hemos podido hablar con ella ahora que ya está de vuelta, para que nos contara su experiencia. En su blog de viajes, La Maleta de Carla, podremos también leer más acerca de sus viajes, os invitamos a descubrirlo:

Hola Carla, bienvenida a Wearitslow. Háblanos un poco de ti, ¿Cómo te definirías a ti misma en tres palabras? Positiva, responsable y alegre.

¿Desde dónde nos escribes ahora mismo? Os escribo desde mi escritorio, en mi habitación, en Sant Pere de Ribes. Se está poniendo el sol y el cielo está precioso ☺

Cuéntanos un poco más acerca de tu implicación en no generar residuos mientras viajas. ¿Cómo decidiste empezar a investigar y abrirte camino en este mundo? Todo empezó cuando me independicé. De repente me di cuenta de que mi pareja y yo, solo dos personas, llenábamos a diario la basura de plásticos. Ahí empecé a investigar formas de reducir esa basura. En 2016 hicimos un viaje de tres meses por Estados Unidos y Cuba y nos dimos cuenta de la cantidad de residuos que también generábamos de viaje y que podíamos evitar perfectamente. De hecho, en ese viaje, nos compramos nuestras primeras botellas reutilizables. Y en 2017, cuando decidimos salir de viaje por el Sudeste Asiático sin billete de vuelta teníamos claro que iba a ser un viaje en el que generásemos el mínimo de residuos de un solo uso. Y a través de las redes sociales de mi blog, La Maleta de Carla, empecé a hablar de este tema con el hashtag #ViajarSinPlástico.

20180114_141143-2

*Recogida de basura en una playa de la isla de Lombok en Indonesia, involucrando a los niños locales.

¿Cuál ha sido el reto cumplido del que estés más orgullosa? Hay dos retos de los que estoy especialmente orgullosa. El primero es que en ocho meses y medio de viaje, creo que he comprado, como mucho, dos botellas de agua de plástico. Y el segundo, un reto que me propuse junto a mi pareja (@cuestionatushabitos) para generar cero residuos de un solo uso en un mes. Fue en el mes de abril, en Filipinas. La idea era que si generábamos algún residuo, lo llevaríamos con nosotros durante ese mes ‘como castigo’. Y la verdad es que nos salió bastante bien y la mayoría de residuos fueron accidentales y evitables.

Un mes sin plásticos de un solo uso. Ese ha sido el reto que hemos llevado a cabo @lamaletadecarla y yo durante este marzo en #Filipinas. Cada plástico que generamos nos lo cargamos en la mochila "como castigo". El recuento final es el que aparece en la foto, podría estar mucho mejor, y el 90% de cosas que aparecen son totalmente prescindibles, pero realmente estamos muy contentos. No hemos consumido ni una botella de agua de plástico, no hemos comprado productos prefabricados y muchas veces hemos rechazado comida gratis por no consumir estos plásticos. Controlar los plásticos que se consumen fuera de casa es una experiencia totalmente nueva y desafiante, un pequeño reto con un gran impacto medioambiental. #sinplastico #zerowaste #noplastic #plastic #oneuseplastic #viajarsinplastico #vivirsinplastico #greenlife #eco #ecolife #saynotoplasticstraws #saveourplanet #savetheplanet #plasticbattle #aplasticocean

A post shared by Cuestiona tus Hábitos (@cuestionatushabitos) on

¿Y cuál ha sido el más frustrante o difícil de conseguir? Hay dos países en los que me he frustrado mucho. En Indonesia, porque la gestión de los residuos es pésima y no hay conciencia. Eso hace que playas, calles y hasta parques nacionales, estén llenos de basura. Y en Japón ha sido muy frustrante ver como hasta una manzana viene siempre acompañada de un plástico. Tienen una gestión buena del reciclaje, pero generan demasiada basura innecesaria porque están muy preocupados por la higiene. *Podéis ver el vídeo de la experiencia de Carla en Indonesia, aquí.

Nos decías que has estado 8 meses viajando, seguro que con todos los países visitados has aprendido mucho: ¿te llevas algún truco o iniciativa de reciclaje  de algún país que no habías visto en España? Lo que más me ha gustado es ver como hay gente extranjera que está montando proyectos de concienciación y restaurantes donde la sostenibilidad es su prioridad. En el Sudeste Asiático falta mucha concienciación al respecto, han pasado de utilizar hojas de árboles para envolver sus alimentos a tener plástico para todo. Además, hay mucha gente local que tiene la creencia de que el plástico es algo moderno y positivo, no ven el daño que hace.

Por ejemplo en la isla de Malapascua, en Filipinas, conocí un proyecto muy interesante que se llama Go Green Malapascua. A través de este proyecto intentan concienciar a la gente local, en especial a los niños, sobre el impacto tan negativo que tiene el plástico en su pequeña isla. Hacen recogidas de residuos todas las semanas y la verdad es que hacen un trabajo fantástico.

¿De quépaís o ciudad podríamos aprender más a nivel de reciclaje? De Japón, pero quizá no tanto de reciclaje como de limpieza. En Japón hay muy pocas papeleras en la calle y no ves ni un papel en el suelo. Tienen la misma conciencia sobre los espacios públicos que la que tienen en su casa, y es admirable. Y tienen un complejo sistema de reciclado en el que separan prácticamente todos los residuos para su reciclaje. Lo triste es ver que en sus carros de la compra siempre hay más plástico que alimentos. Es una sociedad muy verde para algunas cosas y para otras no tanto.

¿Quénos consejos nos darías para empezar a viajar sin generar residuos? El consejo número uno siempre es empezar a ser consciente de los residuos que generamos. Y el primer paso es eliminar las botellas de plástico (siempre que sea posible). Yo no hablo de beber del grifo porque en muchos países el agua no es potable, si no de buscar alternativas igual de sanas. Por ejemplo, en Indonesia disponen de unas botellas grandes, bidones, de 20 litros. Los tienen en todas partes y, normalmente, de forma gratuita. Solo hay que preguntar. En Tailandia, por ejemplo, también encontrábamos este tipo de bidones para rellenar en la calle, pero de pago. Por unos céntimos tienes un litro de agua fresquita. ¡Es lo más! Y en países como Estados Unidos o Japón, ¡el agua del grifo es potable! Con este pequeño gesto le ahorramos plástico al planeta y nos ahorramos bastante dinero también.

20180216_181809

*Vasos de plástico gratuitos en Indonesia

Otro consejo, en este caso para mujeres, es empezar a utilizar la copa menstrual. Es una forma radical de acabar con la gran cantidad de residuos que generamos mes a mes durante la regla y, además, estando de viaje es comodísimo. No tienes que pensar en comprar tampones o compresas y ocupa poquísimo en el equipaje.

Igual de importante que reducir, me parece contribuir a que no lleguen más residuos al mar. Por eso normalmente, cuando vamos a la playa, ya sea cerca de casa o estando de viaje, solemos hacer una recogida de residuos. Ya son unos cuantos residuos menos que llegan a los estómagos de nuestros vecinos marinos. *Podéis leer los consejos de Carla pare reducir residuos mientras viajas aquí

botella_kleankanteen

Aplicas el Residuo Cero en otros aspectos de tu vida además del viajar? Lo intento, sí. No siempre es posible pero intento reducir al máximo los residuos, especialmente los de un solo uso. Ahora que llega el veranito, si salgo a comerme un helado, me llevo una cucharilla o pido una cuchara de metal en la heladería. Y mi pajita de acero inoxidable siempre va conmigo, por si me apetece un granizado. En cuanto a hacer la compra, voy con bolsas de tela, tuppers y botes de cristal. Una vez que das el paso hacia una vida más consciente, empiezas a transformar tus rutinas y ya no hay vuelta atrás!

Déjanos una frase de inspiración, ¡tu favorita! La que te anime a seguir adelante y te defina:‘Disfruta del pánico que te provoca saber que tienes la vida por delante’, del poema ‘No te detengas’, de Walt Whitman.

Borobudur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *