8 vestidos que te convierten en una novia más sostenible

vestido de novia sostenible - wearitslow.com moda sostenible

En una boda todo son gastos, esta es la primera cosa que nos viene a la cabeza. Gastos y residuos, si vamos un poco más allá. Ya hemos hablado de algunas ideas para tener una boda más sostenible y ecológica, y hoy nos queremos centrar en uno de los temas que seguramente más le preocupan a todo el mundo: el vestido de novia.

El problema no está solo en la contaminación o en si el vestido de novia es sostenible o no, sino en todo lo que un vestido de novia “tradicional” conlleva. Si elegimos esta opción, sabemos que nos enfrentamos a un vestido que:

  • Nos cuesta entre 3.000€ y 5.000€ aproximadamente.
  • Nos lo vamos a poner solo una vez.
  • No sabemos dónde lo han hecho.
  • Existen más como el nuestro, nunca será único.

Esto no tienen por qué ser todo desventajas, cada una puede sentirse más o menos cómoda con estas afirmaciones, y elegir cuáles le parecen bien y asume, y cuáles no y quiere cambiarlas. Por eso hoy os proponemos alternativas a este tipo de vestidos, para podernos sentir especiales este día tan importante, sin perder de vista nuestros valores:

1. Si lo que quieres es un vestido de novia y no hay quien te pare: haz una apuesta por una marca local, una marca pequeña donde puedas conocer a la diseñadora del vestido, hacer tus modificaciones y aportar tu creatividad para que tu vestido sea único. Intenta asegurarte que el vestido se hace en el mismo país, averigua si está hecho de forma artesanal, y de dónde vienen las telas. Te sentirás más cómoda sabiendo todo esto.

2. Busca un vestido que puedas ponerte otra vez. Entendemos que esta parte pueda ser complicada, pero por ejemplo, si se trata de un vestido de varias piezas, intenta que al menos alguna de ellas sea fácil de reutilizar. Mejor esto que nada. Intenta también que los complementos como zapatos y accesorios te funcionen también con unos vaqueros u otro look. Seguro que luego lo agradeces, y solo se trata de pensarlo a tiempo.

3. ¿Vintage? Por qué no. Existen tiendas vintage que hacen unos vestidos que son una maravilla. Déjate sorprender, serás una novia única.

4. Segunda mano. Puede sorprender o parecer imposible, pero existen maravillas en el mundo de la segunda mano de los vestidos de novia. Piensa que son vestidos que se han puesto solo una vez, y suelen estar en perfecto estado. Háztelo tuyo y siéntelo como nuevo. Si no te sientes cómoda con esta idea, piensa que también puede ser el vestido de novia que llevó tu madre o alguien importante para ti. Además de ser sostenible, seguro que a nivel emocional no hay quien lo iguale.

Segunda mano post-boda. Si tu vestido finalmente no ha sido de segunda mano, puedes venderlo después de tu boda y hacer que lo sea para otra novia. Si sabes que no te lo vas a volver a poner, dale otra vida.

5. Aunque otra vida también se la puedes dar de otras formas: ¿por qué no teñirlo y utilizarlo en otro color? Quizás el blanco te parece de novia (si es que tu vestido era blanco) pero en rojo o negro se convierte en un perfecto vestido para salir de fiesta.

6. Para las más atrevidas, la tela lisa puede convertirse en muchas otras cosas. Unas cortinas, una sábana para decorar la cama… Es cuestión de fe, y de atreverse.

7. Alquiler. Otra idea fantástica es alquilar tu traje o vestido, te podrás sentir igual de especial y luego no necesitarás un armario donde guardarlo.

8. La novia eres tú, no el vestido. Que un vestido sea “de novia” o no lo sea, es una cualidad que le das tú a esa prenda. Un vestido de novia lo puedes encontrar en cualquier tienda y a cualquier precio si tú le das ese valor y te sientes identificada o te enamoras de una prenda en concreto. Quítate de la cabeza la idea de “vestido de novia” y busca simplemente una prenda con la que te sientas especial. Quizás son unos pantalones, un vestido corto, una falda larga, o un top.

2 thoughts on “8 vestidos que te convierten en una novia más sostenible

  1. M & N

    Estamos totalmente de acuerdo, la novia no se define por cómo y qué vestido lleve. Todas las alternativas qué dais como alquiler de vestidos o vestidos de segunda mano son opciones que pueden soprender mucho y encontrar vestidos elegantes por un precio mucho más rebajado. Nos ha encantado el post!

    1. Wear it Slow

      muchísimas gracias! Nos alegramos de que os hayan sido útiles los consejos 🙂 Tenemos muchas alternativas a nuestro alcance, solo que a veces cuesta verlas! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *