Guía de Moda Zero Waste: residuo cero también en nuestras prendas

moda residuo cero - wear it slow

En un mundo marcado por un sistema de producción y consumo lineal como el que vivimos, sabemos que vivir sin generar residuos no es fácil. El 90% de los recursos que sacamos de la naturaleza se convierten en residuos o basura al cabo de solo 3 meses. Sin embargo, en un sistema económico circular, todos los productos volverían a tener una nueva vida, generando muchos menos residuos y fomentando nuevas prácticas y conductas económicas.

Ya hemos hablado de ideas prácticas que podemos poner en marcha para generar menos residuos, o de productos útiles que podemos tener en casa para no consumir productos de “usar y tirar”, pero hoy hablaremos de ideas prácticas para llevar el “residuo cero” al mundo de la moda.

¿Cómo aplicar el zero waste en el mundo de la moda? 

Reciclar. Recuperar prendas antiguas y darles una nueva vida. Pueden ser prendas que ya no nos ponemos, o prendas con alguna tara, una mancha, etc. Antes de generar un nuevo residuo, pensemos si las podemos seguir utilizando. Una prenda con una mancha la podemos teñir, una prenda con una tara la podemos coser o ponerle un parche divertido. Una prenda vieja de algodón puede servirnos de trapo, hasta de colador. Una prenda estampada puede servir para hacer posavasos, tapas de botes de cristal, y muchas más decoraciones.

Intercambios y colaboración. Antes de tirar una prenda, la puedes llevar a un mercado de segunda mano, puedes dársela a otra persona, o intercambiarla por otra prenda. Seguimos esa frase tan conocida de que lo que es basura para unos, es oro para otros. O lo que en el mundo del Cradle to Cradle llamamos “Todo se convierte en comida para otro”. Así pues, recicla.

Ten en cuenta los materiales de las prendas que compras. Como consumidores, nuestro granito de arena en el mundo del reciclaje empieza cuando elegimos qué prenda comprar: si compramos una prenda hecha de materiales biodegradables y reciclables o reciclados, estaremos contribuyendo a una industria más ecológica. No contribuyas al sistema lineal comprando prendas que no se podrán reciclar o tardarán años en biodegradarse.

No vacíes tu armario ahora. Este es otro error común. Seguramente lo primero que nos viene a muchos a la cabeza cuando leemos todo esto, es mirar nuestro armario y empezar a tirar lo que no es ético o sostenible. No lo hagas. La ropa que ya tienes es la más sostenible (así nos lo dijo Ignasi Eiriz, de Ethical Time).

No solo como consumidores podemos contribuir a una industria de la moda zero waste, en realidad nuestra parte es ya la última. La industria de la moda puede contribuir a cerrar el ciclo mejorando en la elección de los materiales y la eficiencia energética: reduciendo los impactos ambientales.

Durante el patronaje es otro de los momentos donde se produce una gran cantidad de residuos: las telas se cortan y gran parte de los recortes se convierten en residuos. No hace falta que tengan forma de camiseta para no poderse biodegradar. ¿Qué pasa con todos los retales que no se utilizarán más?

Una de las opciones de economía circular es el Cradle to Cradle, una forma de producir asegurando la compatibilidad ecológica del producto pensando en su próxima vida, asegurando que sea biodegradable.

Estos puntos nos pueden afectar como consumidores, como diseñadores o productores, patronistas o empresarios. Piensa en qué punto de la cadena de producción está tu sitio, y empieza a aplicar el zero waste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *