¿Poliéster = petróleo? La industria petrolífera en nuestro armario

de donde viene el petroleo - moda sostenible

El poliéster es uno de los materiales más utilizados para la creación de prendas de ropa, forma parte del grupo de fibras manufacturadas, y dentro de éste, de las que provienen de polímeros sintéticos, junto al nailon, de características similares. La fibra del poliéster, de la que se obtiene el polímero sintético Tergal, es una de las fibras más económicas que existen y de las más usadas para todo tipo de prendas. Si hace unos días nos adentrábamos en el mundo del algodón, hoy os contamos más acerca del poliéster:

¿Cómo se obtiene el poliéster? Lo primero que tenemos que saber es que los agentes utilizados en el poliéster son petroquímicos, así que por extraño que parezca, al comprar una prenda de políester estaremos contribuyendo de forma casi directa a la industria del petróleo, con todos los efectos sociales, de contaminación o de estilo de vida que esto conlleva. Además del impacto ecológico y social necesario para la extracción del petróleo.

En la producción del poliéster, los principales químicos utilizados son el ácido tereftálico  (usado para hacer botellas de plástico) y el dimetil tereftalato, que reaccionan gracias al compuesto químico etilenglicol. Este último, como vemos, un elemento necesario para la creación del poliéster: proviene del óxido de etileno, un elemento cancerígeno, y se suele utilizar también como anticongelante en motores de automóvil, a pesar de ser un elemento tóxico, cuya ingestión puede ser mortal. Aunque no lo consumamos ingiriéndolo, también se evapora, lo que puede causar contaminación ambiental.

Además del petróleo utilizado para la creación de las prendas, se necesitan otros combustibles fósiles para generar la energía para crear la fibra, asi que el gasto de energía para la creación de una prenda de políester es muy elevado.

Aunque el consumo de agua en las fibras manufacturadas es más bajo que en las fibras naturales, son otras las consecuencias de la producción del poliéster, consecuencias que hacen que la industria se categorice con un potencial medio-alto de contaminación ambiental. De la creación del poliéster surgen otras emisiones que pueden ser perjudiciales para el medio ambiente si no se tratan previamente, como cobalto de metales pesados, bromuro de sodio, o el óxido de antimonio.

Como alternativa, encontramos el poliéster reciclado, que utiliza un 75% menos de petróleo que el poliéster original. Es una alternativa para seguir disfrutando de prendas resistentes, impermeables y flexibles, pero contribuyendo a la vez al reciclaje de plástico y a reducir la contaminación y tóxicos derivados de la industria del petróleo / poliéster.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *