10 ideas para hacer tus invitaciones de boda más ecofriendly

bodas sostenibles ecofriendly - invitaciones boda sostenibles

Empezamos por el principio. El primer paso que tienes que dar para empezar a montar tu boda, empieza mucho antes del gran día. Nos referimos al momento de dar las invitaciones. Existen muchas formas de hacerlo, y sabemos que va a ser un momento especial: es el momento de hacer oficial el enlace, de comunicarlo y de reencontrarte con toda la gente que quieres (si haces una invitación física). Te proponemos varias alternativas para que este momento, además de ser especial, sea más sostenible y responsable con el medio ambiente:

1. Save the date + invitación 2 en 1: la primera recomendación es no hacer dos invitaciones. Muchas veces se empieza haciendo el “Save the date” y al cabo de unos meses se entrega la invitación. Nuestro primer consejo es que unas estos dos momentos y los conviertas en uno solo. Además de reducir costes, reducirás impacto medio ambiental :). El Save the date puede ser un comunicado por video, una imagen con texto enviada por whatsapp, o simplemente, se puede comunicar durante una comida. Tendrá más valor juntar a toda la gente que quieres y comunicarles cuándo te casas, que enviar una tarjetita a cada uno.

2. Invitación digital. Aunque no es nuestra opción favorita, porque pensamos que el momento de dar las invitaciones es muy especial y vale la pena hacerlo cara a cara, esta es la opción más económica. Puedes crear tus propios diseños a través de apps como canva.com que cuenta con un espacio dedicado a la creación de tarjetas e invitaciones de boda, y es el photoshop para los que no saben de photoshop. Encontrarás muchísimas plantillas preparadas para customizar. Otro portal es Papier.com, donde también podrás pedir tus invitaciones impresas, y por último paperlesspost.com, donde podrás controlar la lista de invitados y hacer el envío por email desde la propia web.

3. DIY. No está todo visto en el mundo del DIY. Te invitamos a buscar un elemento que os caracterice, y que vaya a ser el hilo conductor de toda la boda, para hacer un guiño a los invitados desde el momento de la invitación. Por ejemplo, si la boda va a ser en el campo, puede ser un ramillete de hojas secas, lavanda, alguna planta aromática. Podéis pintar o personalizar bolsitas de tela, botellitas o pequeños frascos con algún detalle dentro, decorar elementos naturales como piedras (que podrán servir de decoración luego en casa), hacer un pequeño detalle de cerámica pintado por vosotros… Las opciones cuando hablamos de DIY son infinitas.

4. ¿Algo vivo? No es broma, si lo del DIY no es lo vuestro, no está todo perdido. ¿Por qué no probar con una planta, un cactus, un sobre con semillas para plantar… Un elemento natural que además durará y los invitados recordarán siempre. Empieza a cultivar tu pequeño huerto para luego regalar pequeñas cestas con tus propios tomates cherry, o plantas aromáticas que hayas cuidado tú. ¡Tendrá mucho más valor! Si no te atreves a cultivarlo en casa, puedes también regalar pequeñas cestas de cerezas, o la fruta de la temporada que más encaje con vuestro momento.

5. Si las plantas no os encajan, podemos pasar a la comida. ¿Qué tal una bolsita con galletas hechas por vosotros, un paquete de pasta, un bote de olivas o un frasco con aceite? Decora la caja o botella con la fecha y los nombres de los invitados, ¡y listos!

6. Si todo esto te sobrepasa y necesitas ayuda, no pasa nada, es normal. Aun hay esperanza. Existen profesionales que te podrán ayudar. Los diseños de lakabana.com nos encantan y están hechos con todo el cariño que tus invitados necesitan. Comparte tus ideas y crea unas invitaciones hechas de forma artesanal y con un diseño único.

7. Jabones y velas. Seguimos con los detalles prácticos, que tengan una utilidad o se puedan consumir. Ahora no hablamos de comida, sino de jabones o velas, hechas a mano o compradas de forma artesanal. Nos encantan los detalles de Llum de Lluna, pensados especialmente para bodas. Con la ayuda de su creadora, seguro que podréis encontrar la mejor forma de presentarlos para que sean el regalo perfecto.

8. Sus nombres. Una recomendación, sea como sea tu invitación, te recomendamos que incluyas los nombres de los invitados en lugar de los vuestros. Será más fácil que la guarden y no acabe perdida al cabo de dos días… Por ejemplo, si en una cajita pone los nombres de los invitados, la podrán utilizar para guardar anillos, llaves,…

9. Evita “la típica postal”. No es necesario que los invitados tengan una foto tamaño A5 con vuestras caras, ni del sitio donde os vais a casar. Piensa en qué harías tú cuando llegaras a casa con una invitación así… ¿Dónde lo pongo? Por muy bonito que pueda ser, es muy probable que acabe perdida o en la basura… Si te gusta la idea de la foto, piensa en una que vayan a conservar. Por ejemplo, una pequeña polaroid donde salgáis con cada invitado (aunque esto implica que te dediques a sacar polaroids durante los meses previos de forma encubierta)… Piensa en cosas que tengan una utilidad.

10. Que sea útil. Este punto podría ser el resumen de los anteriores, pero aun así queremos resaltarlo. Es importante que sea lo que sea, tenga una utilidad. Las opciones son muchas, puedes regalar un libro, un pequeño cuaderno, comida, decoración, fotos, cosmética, puede ser digital, puede ser en papel… Las opciones son infinitas, pero siempre que tenga una utilidad haremos que los invitados conserven la invitación y no la tiren, generando más residuos. Que tu invitación sea útil contribuirá a que tu boda sea más #zerowaste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *