5 razones por las que el slow travel fomenta tu bienestar

max-ostrozhinskiy-212676-unsplash

Por Anna Boschdemont.

A (casi) todo el mundo le encanta viajar. Salir de la rutina, descubrir lugares nuevos, aprender de otras culturas… ¿qué podría no gustar de eso? Además, cuando viajamos despacio, siguiendo la filosofía del slow travel, los beneficios de esta actividad se multiplican. Nos produce un efecto terapéutico y, por lo tanto, tiene un impacto directo en nuestra salud.

Con la Semana Santa a tocar, te proponemos que aproveches las vacaciones para practicar el slow travel. A continuación te desvelamos las razones por las que el escapismo es todo lo que necesitas para cultivar tu bienestar.

1.Para mimarse  Viajar despacio te permite cuidarte. Relajarte en un hotel sin tener que ocuparte de la logística doméstica es el primer paso para recuperar tu bienestar. Empieza a liberarte del estrés con un baño de espuma relajante, buena música y, por qué no, el benjamín del minibar. Por suerte, cada vez son más los alojamientos que proporcionan amenities irresistibles como aceites esenciales, cosméticos naturales sin parabenes y productos de marcas ecológicas para que crees tu propio spa, sin olvidar que también puedes bajar al gimnasio o a la sauna a liberarte de las toxinas acumuladas.

Un destino donde mimarse: Ubud, Bali

1. mimarse

2. Para reflexionar  Viajar te da el espacio (y el tiempo) necesario para pensar. Nada mejor que salir de la “rueda del hámster” que con un viaje. El ritmo frenético que llevamos a menudo nos impide alejarnos de las obligaciones diarias para reflexionar. Viajar lento, por el contrario, te brinda tiempo y fomenta el desapego necesario para ver tu vida con más objetividad. Un entorno nuevo es como una bocanada de aire fresco, te ayuda a coger perspectiva de tu realidad diaria y a tomar decisiones con la mente despejada. Por unos días, las responsabilidades desaparecen y puedes meditar para, si es necesario, retomar las riendas de tu vida.

Un destino donde reflexionar: Gales, Reino Unido

3. Para cambiar  Se ha demostrado que viajar mejora la neuroplasticidad. Salir de casa no solo hace que cambie tu forma de ver la realidad, sino que también cambia tu cerebro. El hecho de viajar aumenta el poder de resiliencia a nivel celular, lo que mejora la neuroplasticidad (que incluye la memoria, la concentración y la capacidad de aprendizaje). Seguro que después de un viaje largo has empezado a tomarte los pequeños problemas diarios más a la ligera y eres capaz de relativizar mucho más frente a situaciones adversas, ¿verdad? Pues tus experiencias viajeras son en gran parte responsables de este cambio, ya que que la constante estimulación que nos brinda viajar nos transforma.

Un destino donde cambiar: Katmandú, Nepal

cambiar

4.Para crear  Viajar despacio también fomenta la creatividad. Varios estudios han confirmado la relación que hay entre viajar y el aumento de las propias capacidades creativas. Zambullirse en culturas nuevas desarrolla tu potencial, lo que se puede manifestar en varias vertientes artísticas: escritura, diseño, pintura, música… Todo fluye mejor cuando viajamos, no en vano esta es una afición compartida por los creativos de todos los campos.

Un destino donde crear: Byron Bay, Australia

3.crear

5.Para compartir  Es mucho más fácil estrechar vínculos con tu familia y amigos cuando gozas de tiempo libre, así que un viaje tranquilo puede ser la excusa perfecta para reconectar con tu pareja, pasarte horas jugando con tus hijos o compartiendo risas con amigos alrededor de una mesa. Si bien la soledad es terapéutica, formar parte de una comunidad es fundamental para querer y sentirnos queridos.

Un destino donde compartir: Roma, Italia

lilly-rum-250927-unsplash

Aunque parezca mentira, la clave para mantener tu bienestar a menudo pasa simplemente por dedicarte tiempo de calidad, disfrutar con conciencia de los pequeños placeres, apreciar todo lo que te rodea e intentar trasladar a tu vida diaria el estado mental sereno del que gozas cuando viajas despacio. ¿A qué esperas para hacer las maletas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *