7 claves para practicar yoga en casa

avrielle-suleiman-450142-unsplash

Hoy volvemos a hablar del yoga porque nos parece una disciplina esencial para conectarnos con nosotros mismos y salir del mundo acelerado en el qué vivimos. Como pasa con tantas otras disciplinas (una dieta, cualquier deporte, un nuevo trabajo…) es importante ver de dónde partimos y ser conscientes de que tendremos un camino a recorrer. La paciencia será clave, y por eso os queremos proporcionar algunas técnicas que os podrán ayudar a coger el hábito de practicar yoga en casa.

¿Cómo empezar?

1. Si eres nueva en esto, te recomendamos que empieces con una práctica de yoga corta pero diaria, a poder ser por la mañana, de ashtanga yoga. Este yoga se rige por seguir siempre unas mismas estructuras y orden de asanas – posturas – y nos ayudará a coger un rutina. (Si buscas en Youtube, te recomendamos a Pranidhi Varshney y su video de 15-20 minute home practice).

2. Crea un espacio en tu casa donde puedas practicar. Es importante que sea siempre en el mismo sitio y te sientas cómoda en él: que esté limpio, que sea agradable.

3. Apaga o silencia el móvil durante la práctica (cuanto más lejos de ti, mejor). Solo será una media hora, ¿qué es eso comparado con las veces que lo miras a lo largo del día?

4. No practiques yoga después de comer: por eso te recomendamos que tu práctica sea por la mañana. Levántate, lávate la cara, y dirígete a la esterilla. ¡Sin pensarlo más! La práctica después de comer puede provocarte algún problema de digestión dependiendo de las posturas que hagas.

5. Intenta hacer una postura nueva cada día. Atrévete a salirte del guión. Aunque acabe la práctica y no tengas más tiempo, pero permítete estirar la espalda y los brazos como el cuerpo te lo pida.

6. Mantén la respiración. Toma conciencia de la respiración en toda tu práctica. Cada asana está pensada para que inhales o exhales en ella. Es importante ser consciente de esto desde el principio.

7. Meditación. Dedícale un 10% de tu práctica a la meditación y relajación final. Es la clave para la integración de todas las asanas y la puesta a punto perfecta para el resto del día. Pase lo que pase, no te saltes esta parte ni la hagas con prisas. Intenta relajar la mente aquí.

Empieza y sigue este patrón durante al menos un mes, antes de pedirle más a tu cuerpo.

¡Suerte!

Namaste.

tim-goedhart-334149-unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *