Consejos para reducir tu huella ecológica

wearitslow_huellamedioambiental_3

Por La vida V

Un estilo de vida sostenible va más allá de comprar productos ecológicos o ir al trabajo en bicicleta. El propio concepto de sostenibilidad incluye comprender la relación entre las personas y nuestro entorno, nuestros hábitos y costumbres, y nuestros vecinos los animales.

Como decíamos en otro post, la huella ecológica es una herramienta que precisamente nos ayuda a visualizar cuan sostenibles somos, calculando qué impacto tenemos en nuestro planeta. Algo que resulta tremendamente importante. Y es que, al ritmo que vamos, ¡el europeo medio necesitaría casi 3 planetas para satisfacer todas sus necesidades y hábitos de consumo!

Los indicadores de huella ecológica –muy sencillos de encontrar en Internet– tienen en cuenta muchas actividades cuotidianas distintas para calcular nuestro impacto medioambiental. Hoy, os traigo algunos consejos precisamente para reducir vuestra huella y ser unos ciudadanos más responsables:

SECTOR HOGAR

Nuestras casas y sus características tienen un gran impacto en el planeta, especialmente la energía que utilizamos en ellas. Es por eso que podemos reducir nuestra huella ecológica apostando por las energías limpias y renovables, ahorrando energía (usando grifos que ahorren agua, duchándonos en vez de bañándonos, recogiendo el agua de la lluvia o el agua fría inicial de la ducha para regar las plantas, usando bombillas LED…), aprovechando al máximo la luz del sol (y apostando por lámparas solares), apagando los dispositivos electrónicos que no estemos utilizando (en vez de dejarlos en stand-by), desenchufando cargadores que no estén en uso, e incluso bajando la cantidad de brillo de las pantallas del ordenador y del móvil.

wearitslow_huellamedioambiental_5

SECTOR CIUDAD

Nuestra huella ecológica puede reducirse al optar por medios de transporte menos contaminantes, como por ejemplo el transporte público, la bicicleta o ir andando en vez de en coche, o viajar en tren o barco antes que en avión, cuando sea posible. Lo principal, no obstante, es intentar ser un ciudadano (¡y turista!) responsable, evitando tirar basura o colillas, no participando en espectáculos de animales o en la compra-venta de souvenirs hechos con animales (marfil, pieles, estrellas de mar…), etc.

wearitslow_huellamedioambiental_4

SECTOR CONSUMO

Apostar por un consumo ético, justo y local puede parecer obvio, pero es una práctica poco común que puede reducir de manera impactante nuestra huella ecológica. También cabe reflexionar antes de comprar, pues el consumo responsable es el mejor de todos. En este consumo, además, puedes optar por materiales o productos reciclados, ropa u objetos de segunda mano… a la vez que declaras la guerra al plástico de un solo uso y entras en el club del reciclaje y la reutilización (¿por qué no empiezas con regalos hechos a mano, por ejemplo?).

wearitslow_huellamedioambiental_2

SECTOR ALIMENTACIÓN

Por último, puedes reducir drásticamente tu huella ecológica con tus hábitos de alimentación. ¡Solo con reducir tu consumo de carne, ésta puede bajar entre un 15 y 45%! A esto puedes añadirle consumir productos locales y de temporada, evitar envases y comprar a granel siempre que puedas, optar por cocinar tus propias comidas, evitar el desperdicio de alimentos y empezar tu propio huerto urbano.

wearitslow_huellamedioambiental_1

Cambiar tus hábitos no es tan difícil como puede parecer en un principio; solo necesitas un objetivo y un poquito de planificación. ¡Con pequeños pasos, puedes conseguir grandes cambios!

2 thoughts on “Consejos para reducir tu huella ecológica

  1. Alvaro San

    Yo hace no mucho calculé mi huella medioambiental.
    A pesar una alimentación vegana, minimizar al máximo los plásticos, moverme en bici en el día a día y otras muchas cosas que me hacían pensar que era la bomba me salió que para mantener mi estilo de vida hacían falta 1,6 planetas, y yo que pensaba que pasaba por aquí sin peaje para los demás.
    La explicación estaba en que sólo vivir en una ciudad lleva implícito un impacto enorme de servicios, transportes etc, además sólo los viajes en avión tenían más impacto que casi lo demás.
    Desde entonces, compenso mi huella de los viajes con Atmosfair. No he vuelto a hacer el cálculo pero mucho me temo que por mucho que uno quiera hacer….pero es todo lo que uno puede hacer!

    Abrazos

    1. Khristina (La Vida Uve)

      ¡Hola Álvaro! Muchas gracias por compartir tu experiencia. Me identifico mucho con lo que tu comentas; he sido capaz de reducir mi huella medioambiental muchísimo gracias a una dieta vegana y a un estilo de vida lo más sostenible posible, pero aun así no he logrado llegar al marcador de 1 planeta (¡por poco!). Como bien dices, hay muchos elementos en nuestro mundo actual que dificultan tener un mínimo impacto, pero es un paso enorme el intentarlo y el cambiar nuestros hábitos. ¡Si todos hicieramos eso, el planeta viviría mucho más y mucho mejor! Desde aquí te animo a que sigas con tus pequeños (y grandes) pasos, que no te desanimes y que vivas una vida de la que estés orgulloso. ¡El planeta te lo agradece todos los días!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *