Shokay: La revalorización del Yak en el Tíbet

Shokay nace en 2006, cuando su fundadora Carol Chyau visitaron el oeste de China para inspirarse para empezar su proyecto social. Allí descubrieron que los Tibetanos, a pesar de tener sueldos bajos y vivir con pocos recursos, tenían algo de mucho valor: los yaks.

El yak, animal nativo de las montañas de Asia central y el Himalaya, vive entre 4000 y 6000 metros de altitud, en Nepal, Tíbet, Pamir y Karakórum. Shokay es su nombre en tibetano. El 80% de la especie, se encuentra en China. wearitslow_shokay

De este animal se puede conseguir un tejido similar al del cashmere, algo que inspiró a Carol, fundadora de Shokay a crear la marca: conectando las necesidades de desarrollo que existian en el Tíbet, con las necesidades que tenían los consumidores. Incrementar el valor del pelo de Yak fue su misión.

wearitslow_shokay_2

En sus objetivos está revalorizar el producto obtenido de los yaks, para que no se use simplemente como substituto low cost del cashmere, sino como un material premium que es lo que es.

Otro de sus objetivos es transformar la cadena de producción desde su inicio, y se plantea así:

Solo existen 13M de yaks en el mundo, el 80% de los cuales vive en China (Tibetan Plateau)

La fibra de yak solo se puede obtener una vez al año, durante el verano, cuando el pelaje cae de forma natural —> Shokay compra el producto a cientos de tibetanos incrementando sus ganancias en un 10-30%

El proceso de producción es manual, Shokay incrementa un 10% el valor de los productos a través de sus diseños y producción.

Shokay

El 1% de las ventas de Shokay van destinadas a dar soporte a áreas rurales. 

Gracias a las ventas de Shokay se aumentan un 10-30% el valor de las ganancias de los pastores de yaks.

Además desde Shokay proponen distintas acciones para poder contribuir con el proyecto, desde su fundación, su Qinghai experience para descubrir el proyecto desde dentro.

Encontramos la marca Shokay en el número 207 de la Fumin Road, en la French Concession, de Shanghai, China, en un espacio donde podríamos encontrar también otras marcas de moda sostenible, llamado Madame Maos Dowry.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *